Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Lechazos franceses por Navidad

ACTUALIDADIR

Asaja pide a las administración que protejan el producto «local». | ICAL Ampliar imagen Asaja pide a las administración que protejan el producto «local». | ICAL
L.N.C. | 07/12/2017 A A
Imprimir
Lechazos franceses por Navidad
Ovino El 40% de los lechazos que se consumen en estas fechas proceden de Francia
Comenzado ya diciembre, mes de mayor consumo de lechazo de Castilla y León, los sindicatos salen en defensa de los ganaderos de ovino por la «delicada» situación que atraviesan. Desde la Alianza por la Unidad del Campo, que conforman UPA y Coag, han alertado a los consumidores de la «escasez de lechazos con origen en la comunidad debido a la falta de parideras en el sector motivada por la ausencia de pastos como consecuencia de la sequía». Aseguran que no solo se han incrementado los costes por la compra de piensos y forrajes, sino que también señalan que la falta de agua ha complicado la reproducción de las ovejas.
En un comunicado, la Alianza indicó que va a provocar un «desabastecimiento» de lechazos con el marchamo de calidad de Castilla y León tanto a restaurantes como a particulares, por lo que exigió que las administraciones sean competentes y vigilen la entrada de corderos importados que después se venden como procedentes de la comunidad cuando en realidad no lo son».

En este mismo sentido se han pronunciado desde Asaja, sindicato que señala que el 40% de los lechazos que saldrán de los mataderos de Castilla y León en esta campaña de Navidad vienen de Francia. «Desde el mes de noviembre, mataderos regionales comienzan a incrementar sus importaciones de camiones de corderos. Las importaciones de ovino en Castilla y León procedentes de comercio intracomunitario suman anualmente unas 250.000 unidades, pero lo grave es que se concentran principalmente en las fechas prenavideñas, en las que llega la mitad de esos corderos, procedentes en casi un 90 por ciento de Francia y el 10 por ciento restante de Portugal. Así, se da el agravante de que de los cerca de 300.000 corderos que salen de los mataderos de Castilla y León en el mes de diciembre, aproximadamente 120.000, casi la mitad, son importados», explican.

Dada la entrada masiva de este producto de países colindantes, desde los sindicatos piden a las administraciones que «fortalezcan los controles para evitar que se inunde el mercado de corderos importados y hundir los precios en un momento vital para los ganaderos, cuya economía está especialmente dañada tras uno de los peores años que se recuerdan en el sector».


Retraso de parideras


«Estas dificultades por las que ha pasado el ganado han retrasado las parideras programadas por los ganaderos para abastecer el pico de demanda de las fechas navideñas», ha explicado, un hecho que sin embargo, «no se ha traducido en un desabastecimiento ni precios altos que, como pretenden los mataderos, justifiquen recurrir a importaciones excepcionales para abastecer el mercado», ha señalado Dujo.

Más controles


La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Milagros Marcos, ha asegurado en este sentido que, al igual que se hizo el año pasado en la campaña navideña, que es cuando hay una mayor demanda, se están intensificando los controles para que se «identifique con claridad el lechazo de otros países aunque se sacrifique aquí». De esta forma, dijo, se comprueba que el producto analizado «no solo está con todos los parabienes, por decirlo de alguna forma, y que cumple todos los requisitos sanitarios y de otro tipo, si no que en el etiquetado figura que procede de otros países».

Respecto a la posibilidad de que haya escasez por la alta demanda de lechazos autóctonos -en concreto los de las Identificaciones Protegidas (IGP) de raza churra, ojalada y castellana- o los de la raza de origen israelí Assaf que figura con la etiqueta de Tierra del Sabor- la consejera precisó que todos los años hay lechazo que viene de fuera al no poder cubrir la demanda, y que se está trabajando en la Mesa del Ovino para incrementar la productividad a través de la genética y evitando la estacionalización para que haya producto todo el año. «Lo que se etiqueta es lechazo de Castilla y León», zanjó la consejera de Agricultura.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle