Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Le escribo para felicitarla

A LA CONTRAIR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández y Mauricio Peña | 17/12/2014 A A
Imprimir
Le escribo para felicitarla
Quedan en esta tierra viejos caballeros, pero se nos van muriendo. Quedan luces como faros en casas escondidas del pueblo más perdido, pero se van apagando, se van fundiendo al negro, a la oscuridad, como nos avisaba Mauri en su foto, como hizo ayer Pepe el de Ariego, el último caballero andante de Omaña.

Un viejo caballero que aún escribía cartas de puño y letra y con sello, andaba en madreñas, arreglaba su casa con sus propias manos, leía en su biblioteca, se sentaba al sol en el corredor, honraba a sus muertos y a su estirpe de los Valcarce, guardaba los viejos utensilios en cada estancia y en la cocinona, tenía capilla y molino, suelo empedrado y eternas ganas de leer historia. De saber historias. Presidente por el tercio de los hombres buenos y monaguillo, siempre te llevaba a ver la última fuente que se había hecho bajo su mandato.

Pepe abría la puerta a los caminantes ajeno al temor porque nada tenía que temer y conversaba con ellos. Larga y tendido. Culto y cercano. Noble y paisano. De vieja estirpe y albañil, con sombrero y tirantes.

A Pepe le gustaba ser partícipe de la felicidad y cuando una reina estaba embarazada desde Ariego le llegaba una carta de felicitación, cuando había fumata blanca no le faltaban al nuevo Papa unas letras escritas con cuidada caligrafía en Omaña, incluso unas palabras amables a Sofía Loren, por razones obvias.

Mira el buzón, tienes carta, es Pepe que te dice adiós.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle