Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Le dicen collage

Le dicen collage

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 27/11/2019 A A
Imprimir
Le dicen collage
Cuando la madre de la artista llegó a la galería donde iba a exponer se quedó un poco desconcertada. No había paisajes, al menos como ella los imaginaba, ni bodegones, ni retratos... Sobre el lienzo encontró trozos de arcilla, recortes de periódico, fotos rotas, flecos del echarpe, y se quedó mirando extrañada. No sabía qué decir pero aquella gente hablaba muy bien de su niña artista, que apareció sonriente y le dijo: «Es un collage, mamá, es el mundo revuelto, como el que vivimos».

Si era de su niña, era bello. Y regresó feliz, hablaba con las vecinas y les explicaba que los cuadros ya no eran como los de la Enciclopedia de Álvarez, ni como los calendarios de Explosivos Río Tinto, que pintaban a la mujer morena como Julio Romero de Torres. «Ahora le dicen collage», contaba con tanta convicción que todas las vecinas lo entendieron.

Y tal vez hasta lo practiquen. Busca otra explicación que no sea el collage para el rincón de la foto, en el que conviven apagados la chimenea y el radiador bajo la foto del ferroviario que transportaba carbón para ser la tercera pata del calor.

O tal vez trata de hacer realidad esa historia que nos contaron de que las viejas chimeneas se podían empalmar al radiador, pero me temo que será un collage más complicado que poner uno al lado del otro.
Volver arriba
Newsletter