Publicidad
Las ópticas se adaptan para no dejar de ver en la cuarentena

Las ópticas se adaptan para no dejar de ver en la cuarentena

ACTUALIDAD IR

Sergio Jorge | 18/05/2020 A A
Imprimir
Las ópticas se adaptan para no dejar de ver en la cuarentena
Comercio Estos establecimientos llevan abiertos ya unas semanas, aunque reconocen que aún hay miedo entre los clientes, por más que hayan aumentado sus necesidades
El cartel del ‘Prohibido el paso’ puede parecer la bienvenida que se da en las ópticas de la capital leonesa, pero no es más que una advertencia para cumplir con las necesarias medidas higiénicas que eviten los contagios. También es la demostración de que estos establecimientos están adaptados a las normas creadas en el estado de alarma y, sobre todo, la garantía de higiene máxima para trabajadores y clientes. «Somos un servicio sanitario esencial, por eso llevamos varias semanas abiertos», explica el propietario de la Óptica Europa, Javier Menéndez, que reconoce que «no hay mucho trabajo porque la gente no se atreve a salir».

Es el miedo de la población leonesa a contagiarse en un lugar cerrado, pero también muchos de los clientes que acuden a las ópticas no tienen más remedio que ir para solventar algunos problemas que se han vuelto habituales en estos días. Menéndez detalla que ha habido muchas roturas de gafas y desajustes de lentes, quizá porque tanto tiempo en casa causa estas pequeñas incidencias domésticas.

Por eso, la mayoría de las ópticas han estado de guardia para así permitir a los leoneses que pudieran seguir con sus quehaceres diarios. Según resalta el gerente de la Óptica Europa, en el principio del estado de alarma se quedaba con el cliente para que acudiera a la tienda a una hora determinada, y con la apertura al público general, se establecen horarios muy bien programados para que no haya más que un cliente por cada uno de los dependientes y siempre manteniendo las medidas higiénicas y de distancia necesarias.

«Buena parte de la hora que se destina para cada cliente la empleamos en higienizar, porque si doy por ejemplo una cita a las 10, la graduación dura 10, 15 o 20 minutos, y el resto para higienizar y ventilar », explica Menéndez, dejando así claro que entre cada persona que acude al establecimiento hay una exhaustiva limpieza para garantizar que todo esté en perfectas condiciones para el siguiente turno.

De hecho, reconoce que podría citar a los clientes con menos tiempo entre ellos para así tener más ganancias, pero prioriza las medidas higiénicas «por responsabilidad» y así garantizar «las medidas sanitarias». También se cumple escrupulosamente con el número de personas que hay en la tienda en cada momento, por más que «en los supermercados siempre hay mucha más gente». «Son dos varas de medir, y no es que se tengan que limitar a ellos el público, pero sí que tendrían que estar menos encima de nosotros», agrega el también presidente de la Asociación Leonesa de Comercio (Aleco), que destaca los «dramas» que está viendo en muchos negocios de la ciudad, advirtiendo así de los problemas económicos que van a llegar en los próximos meses después de este tiempo de cierre y apertura con muchos condicionantes. Pero también recuerda que «el 95 % de la población no ha pasado el coronavirus y sigue estando aquí», de ahí que vea la necesidad de seguir cumpliendo con tantas medidas sanitarias, no sin denunciar «los precios que se han puesto para un simple espray».
Volver arriba
Newsletter