Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Las médulas de Villaviciosa

Las médulas de Villaviciosa

CULTURAS IR

Mirando al Teleno. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Mirando al Teleno. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 13/12/2019 A A
Imprimir
Las médulas de Villaviciosa
La ruta de la semana Las también conocidas como Miédolas son de tipo peine en las que el agua se deja caer por una serie de canales que se unen en la parte baja donde se halla el lavadero, donde se selecciona el material
Los terrenos de médulas se extienden por varias zonas de la geografía leonesa. No solamente en el Bierzo, sino en la Maragatería y las tierras de Omaña hay explotaciones auríferas de la época de los romanos, aquí también hay quien las llama Miédolas.

Tales explotaciones solían utilizar el agua para disgregar la tierra y dejarla en los lugares donde más tarde se extraería el oro. Las Médulas bercianas de Orellán se explotaron por el sistema de «ruina montium» consistente en excavar galerías de distinto grosor para lanzar agua a presión arruinando la montaña que caía hacia los lavaderos donde se separaba el oro de la tierra. En cambio las de Villaviciosa son de tipo peine en las que el agua se deja caer por una serie de canales en forma de peine que se unen en la parte baja donde se encuentra el lavadero, que es donde se selecciona el material.

La ruta está inicialmente señalizada por Cuatro Valles, aunque demasiado corta, por lo que se ha optado por alargarla iniciándola por una pista de concentración parcelaria recién abierta y que va paralela a la señalizada. Sin embargo se puede adaptar al gusto o las necesidades que quien la realice.

La ruta

Se inicia la ruta en la localidad de Villaviciosa de la Ribera. Hay una oficial de Cuatro Valles, que sube desde un cartel a la mitad de la localidad y otra que sale cerca de la iglesia pasando al lado del cementerio por una pista nueva de concentración. Son caminos paralelos y aunque Cuatro Valles marca la ruta por el primero, en esta ocasión se propone el segundo camino, que asciende suavemente entre matorrales y que finaliza abruptamente en el vallejo del arroyo de Valgrán, ahora sin agua, donde hay que seguir subiendo hacia el pinar en la misma dirección de la pista, aunque por una estrecha vereda.

Al final de la subida se llega a un camino en el pinar, hay que seguir hacia la derecha, cruzando varios desvíos, siempre tomando el camino de la derecha, o bien de frente. Saliendo del pinar se ve una construcción semiarruinada que se deja a la derecha, para llegar a continuación a un cruce de caminos donde de nuevo se sigue a la derecha.
A lo largo de la ruta hay buenas vistas a las montañas del norte con Peña Ubiña siempre presente y al suroeste se vislumbra el Teleno dominándolo todo.

Se debe pasar bajo la línea de alta tensión y continuar por el mismo camino hasta llegar al primer cruce después del tendido eléctrico que se sigue hacia la derecha durante un trecho para continuar recto sin hacer caso de un pequeño camino que viene de la derecha. Hay que cruzar un segundo camino más ancho que pertenece a la ruta corta y señalizada. A partir de este punto se van a ver señales de madera que seguirán a lo largo de lo que resta de recorrido. Aquí se encuentra la zona que se llama el estanque, otro de los nombres con gran significado en la explotación de la minería romana, ya que a toda la zona excavada se la llama Médulas y la cumbre más significativa recibe el mismo nombre.

Tras una serie de pequeñas revueltas y cuestas arriba y abajo se alcanza el mirador, consistente en un aparcamiento de bicicletas, un banco para sentarse y un mapa de la ruta señalizada, todo ello en madera y con vistas a la cuenca del río Omaña.

Tras un ligero descanso se inicia el fuerte descenso con una cuesta un poco más larga y empinada hasta llegar a un cruce que va hacia un alto desde donde hay buenas vistas, pero es aconsejable seguir por la parte baja porque, aunque hay camino, el principio y final del mismo son demasiado empinados.

Al llegar a la parte baja se encuentra un cruce de caminos, a la izquierda se va hacia la cantera de las Omañas y el de la derecha es el que lleva más cerca de Villaviciosa de la Ribera. Solamente hay que seguirlo por la zona llamada Gancedo, salir a la carretera que tiene muy poco tráfico, pero si no se desea ir por ella hay caminos alternativos al lado, solamente al llegar cerca del pueblo se debe salir de la pista de concentración paralela al a zona asfaltada y se debe ir por la carretera. Se entra en el pueblo para llegar al punto de inicio donde finaliza la ruta.



Volver arriba
Newsletter