Publicidad
Las inversiones y el verano

Las inversiones y el verano

OPINIóN IR

30/07/2019 A A
Imprimir
Las inversiones y el verano
Como en agosto no haré colaboraciones, he pensado que estaría bien escribir sobre cómo puede afectar el verano a las inversiones.

La filosofía de inversión ‘Slow finance’ propone, entre otras cosas, el que no estemos continuamente pendientes de los mercados y sus cotizaciones. Lo interesante es hacer un buen análisis de nuestra situación personal –perfil de riesgo, capacidad de ahorro, diversificación–, y seguir regularmente nuestra cartera, pero sin la obsesión ni la intensidad del día a día. Y, en verano, con más motivo pues es tiempo para recobrar fuerzas, para descansar, para desconectar. ¿Debemos hacer caso al dicho ‘Sell in May and go away’? Es decir, ‘vende en mayo y vete’. Este dicho hace referencia a que los meses de verano son bajistas y conviene desinvertir, recoger beneficios y volver a los mercados en octubre. Pero… ¿de dónde viene esta creencia?

El primer indicio se remonta a Londres, con los mercados financieros sin digitalizar. Con la llegada del verano, muchos brokers vendían sus acciones para así estar tranquilos y poder disfrutar de sus vacaciones o de eventos deportivos como el torneo de Wimbledon. Es más, el dicho original sería ‘Sell in May and go away; don’t come back until St Leger Day’, lo que indicaría que hay que volver a invertir a partir de septiembre, momento en el que se celebra esta carrera.

¿Debemos hacerle caso? No necesariamente. Si cogemos como referencia el Ibex 35 en los últimos diez años, durante este periodo el índice bajó en cinco años, mientras que en los otros cinco se mostró al alza.

Además, hay otras voces en el mundo económico que desoyen los consejos de este refrán, como por ejemplo Scott Rothbort, que realizó un estudio por el que comprobó que desde 1950 hasta 2012 el S&P 500 ganó un 0,55% durante los meses de mayo a octubre. Además, una investigación del North American Journal of Economic and Finance, plantea que estas «anomalías en el calendario» se daban en el pasado, pero que en la actualidad no tienen ningún sentido.

De todas formas, en caso de cumplirse el dicho, podemos utilizar estas caídas como oportunidades para entrar en valores a los que no nos hemos expuesto anteriormente por su elevada cotización. Además, tengamos en cuenta que en verano hay menos volumen de negociación y eso aumenta la volatilidad.

En fin, descansen y desconecten. Les vendrá bien, seguro. Slow.
Volver arriba
Newsletter