Publicidad
Las fiestas de Santa Marina

Las fiestas de Santa Marina

OPINIóN IR

14/07/2021 A A
Imprimir
Las fiestas de Santa Marina
Hace ya unos cuantos años que procuro no hacer planes para el 18 de julio. O, mejor dicho, sí que los hago: acercarme al barrio de Santa Marina la Real de la capital leonesa, que ese día celebra su fiesta. Es, digamos, una jornada que rompe con la rutina estival, ‘despertándonos’ por momentos de ese letargo en el que, en ocasiones, acabamos sumidos. Y lo hace sin alharacas, con sencillez… y con un estilo propio: el pregón, el enramado del Pelayo, el mazapán –y la mistela–… no faltan en un programa festivo que reúne a vecinos y amigos del histórico barrio leonés.

Asentado sobre el corazón romano de la ciudad –que es, ya lo sabes, su origen mismo–, y con la parroquia dedicada a la mártir cristiana como referencia inequívoca, el de Santa Marina la Real es, sin duda, uno de los barrios leoneses con mayor identidad. En él ha transcurrido buena parte de la historia de la capital; y, quizá por ello, muchos de los que no hemos nacido allí, sentimos que, de alguna forma, es también un poco el nuestro.

Y un poco nuestras, por tanto, son también sus fiestas, cuya celebración –con sus paréntesis, con sus cambios– viene ya de largo. El año pasado la covid-19 propició que no se llevaran a cabo, pero este han sido felizmente retomadas. Fuertemente condicionadas por la pandemia, sí; pero nos permitirá mantener vivas nuestras costumbres –unas, antiguas; otras, no tanto–, aunque tengan que adaptarse a la situación actual.

Todo el programa –este sábado, 17, por la tarde, y el domingo 18 por la mañana– se concentra en esta ocasión en la iglesia: la misa, ni que decir tiene; pero también el enramado –que no será del Pelayo, sino en la fachada del complejo parroquial–, la música –de guitarra clásica y flamenca, la de Gonzalo Valladares; y de órgano, el del templo, de la mano de su organista, Pelayo Rodríguez–; y el pregón.

A propósito, tengo el privilegio de haber sido este año designado pregonero. Espero cumplir con las expectativas de la gente de Santa Marina; ya sabes, la más fina…
Volver arriba

Newsletter