Publicidad
Las chicas del Páramo son guerreras

Las chicas del Páramo son guerreras

ACTUALIDAD IR

No son todas las mujeres jóvenes que han emprendido en los últimos años en Santa María del Páramo, pero sí una muestra de algunas de las valientes. | T.G. Ampliar imagen No son todas las mujeres jóvenes que han emprendido en los últimos años en Santa María del Páramo, pero sí una muestra de algunas de las valientes. | T.G.
T. Giganto | 02/07/2018 A A
Imprimir
Las chicas del Páramo son guerreras
Comarcas Han sido muchas, y jóvenes, las que en los últimos años se han «liado la manta a la cabeza» para sacar adelante sus propios negocios en Santa María del Páramo
Las chicas del Páramo tienen algo especial. Las chicas del Páramo son guerreras. No quieren perder la oportunidad de trabajar en el medio rural en el que viven y por eso son muchas las que se han puesto manos a la obra en los últimos años para crear sus propios negocios, aunque la aventura fuese más peligrosa que la nitroglicerina, y es que la despoblación amenaza con dinamitar un buen número de pueblos en la provincia de León .

Con Santa María del Páramo de momento lo tiene difícil. El gráfico de población de esta localidad paramesa en los últimos años es una línea recta que solo varía en las decenas de los 3.100. El 51,1 por ciento de su población son mujeres, y dentro de este porcentaje las hay muy valientes y arriesgadas que han decidido emprender. Se trata además de gente joven, lo cual es aún más esperanzador para esta localidad que funciona como cabeza de comarca y cuya economía está principalmente ligada a la agricultura.

Pero el Páramo es mucho más que grandes extensiones de cultivo y es que al mismo tiempo tiene que haber servicios que propicien que la gente no tenga que salir a las ciudades a buscarlos. Ahí es donde entra en juego el comercio local, indispensable para mantener la economía de la localidad en funcionamiento y las calles del pueblo con vida. De ello se encargan en buena medida los muchos negocios "de toda la vida", pero también los nuevos que, capitaneados por mujeres, se han hecho un hueco en la vida comercial de Santa María del Páramo.

No lo han hecho sin dificultades ya que muchas de ellas coinciden en algo:"No ha sido tarea fácil". El papeleo inicial, la búsqueda de financiación o el desarrollo de un proyecto empresarial son quizá las principales trabas con las que se han encontrado, así como cierta decepción por promesas de las administraciones públicas que nunca acabaron de llegar para ellas. "Te pintan muchas ayudas por ser joven y por ser mujer y luego, nada. Una palmadita en la espalda y allá te arregles", lamenta Tania, quien hace dos años se embarcó en la aventura de coger las riendas de un bar. En este mismo sentido se pronuncian Marta y Virginia, que abrieron ‘La Academia’ hace un año: "Demasiados requisitos y pocas facilidades". "Y mucha ayuda de la familia", reconoce Anchane, que ya lleva cinco años con una tienda de ropa.

Para paliar las dificultades de emprender, el Ayuntamiento de Santa María del Páramo ha aprobado una ordenanza destinada a regular ayudas a quienes comienzan un negocio y necesitan alquilar un local. "Con ello queremos potenciar que la gente se quede a trabajar en Santa María", explica Alicia Gallego, alcaldesa de la localidad, que ha contemplado en el presupuesto de este año 7.500 euros para estas nuevas ayudas. "Esperamos que sean un éxito", sostiene con la vista puesta en las tiendas que han tenido que echar el cerrojo y que espera que puedan tener una nueva oportunidad para continuar dando vida a las calles del pueblo y a la economía local.

"Aquí se vive bien"

Tras charlar con nueve de estas emprendedoras de Santa María del Páramo, solo una muestra ya que aún hay más, también coinciden en otro aspecto: "En Santa María se vive muy bien". Ven en esta localidad un pueblo "completo" donde tienen "todo lo necesario para vivir". "Es un pueblo pero a la vez tienes cosas de una ciudad", dicen. Y cada una tiene tras de sí su propia historia de guerrera en la que llegar hasta donde han llegado no ha sido fácil. Sin darse cuenta se han convertido en un ejemplo a seguir por su ilusión y su apuesta decidida por el Páramo. Seguro que muchos otros pueblos anhelan valientes como ellas.

"Hay épocas de ventas mejores y otras peores", cuentan. Pero que no les hablen a ellas de capear dificultades, que tienen un máster en medio rural y el carnet de experto para manipular la nitroglicerina actual de los pueblos: la despoblación.
Volver arriba  Volver arriba
Newsletter