Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Las charcas de Valbuena: una ruta con Geolaciana

Las charcas de Valbuena: una ruta con Geolaciana

CULTURAS IR

La laguna de Valbuena con la base del Muxiven al fondo. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La laguna de Valbuena con la base del Muxiven al fondo. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 12/07/2019 A A
Imprimir
Las charcas de Valbuena: una ruta con Geolaciana
Rutas Varias lagunas sobre las Brañas de Sosas de Laciana en un entorno magnífico de paisajes, vegetación y líquenes
Coincidiendo con las III Jornadas de Geolaciana, celebradas la semana pasada, se realiza esta sencilla y hermosa ruta a un lugar muy interesante de la comarca lacianiega.

Dichas jornadas han sido organizadas por el Aula Geológica, que es una asociación lacianiega con base en Robles de Laciana que se dedica a promover y organizar actividades relacionadas con la geología, el patrimonio histórico y la cultura en la zona de Laciana.

La elección de la ruta a cargo de los organizadores implica el conocimiento de un lugar insólito, con vistas a las cumbres más representativas de Laciana como el Cornón y el Muxivén, así como la zona del Pando y algunas pistas de acceso a la abandonada explotación minera del Feixolín, además de las montañas del sur de la comarca como el Nevadín o Cueto Nidio.

Desarrollo de la ruta

El largo río de Sosas que se acerca a las brañas de su mismo nombre tiene un camino cómodo que se puede transitar muy bien e incluso circulan algunos vehículos que suben hacia las construcciones de la parte alta de las brañas. La ruta puede comenzar en la parte baja de Sosas, una localidad que discurre a lo largo de una larga calle asfaltada donde apenas caben dos vehículos por lo que resulta muy difícil aparcar, o bien seguir hasta el puente de las Fuentes por un tramo de camino sin asfaltar. Desde este segundo lugar se van a subir cien metros menos de desnivel y un kilómetro de distancia.

Comienza con una fuerte subida entre arbolado, en especial fresnos y abedules a la derecha en la parte del río, mientras que a la izquierda dominan las escobas y la roca pelada cubierta de líquenes, como explicaba el profesor Arsenio Terrón en su charla sobre estos vegetales y su influencia en la descomposición de las rocas.

El camino va subiendo mientras que el río desciende muy por debajo entre árboles y vegetación que según se asciende se va haciendo cada vez más escasa a ambos lados del camino. Se sigue pasando bajo la braña peneguito después de haber cruzado un paso canadiense y dos fuentes, una de ellas seca a la izquierda del camino.

Se puede continuar hasta que se abre el valle hacia el Cornón y el pico de Elena y contemplar el magnífico espectáculo de la vista desde este lugar, sin embargo a la altura de una casa en ruinas sale un camino a la izquierda cuando se sube o a la derecha cuando se baja que asciende hacia un mosqueiro, que es una construcción para que las vacas se refugien cuando sean atacadas por las moscas. Generalmente se ponían a la sombra o bajo los árboles, pero los ganaderos han preparado construcciones para que se refugien con mayor facilidad allí donde no hay sombras.

Pasado el mosqueiro sale un sendero de frente que baja un poco hacia el arroyo, pero, tras cruzarlo, comienza a subir, se va viendo perfectamente la trocha que sube hacia el alto entre escobas que se pueden evitar fácilmente. Al final se alcanza un pequeño collado y tras ello ya se puede contemplar la laguna mayor que es bastante amplia aunque al lado tiene lo que meses antes ha podido ser otra charca poro ahora seca por el estío.

Más arriba hay otra laguna donde pastan las vacas y se encuentra un poco más enturbiada. Las vistas a las cumbres del entorno, el Muxivén y el Cornón, son excelentes y hacia el noroeste  se pueden contemplar algunas de las pistas abiertas cuando estuvo en funcionamiento el cielo abierto del Feixolín.

Desde la charca grande parte un camino hacia el sur que va por la cresta hacia una collada y desde allí baja hacia el Este una pista empinada haciendo varias revueltas hasta unas cabañas de la braña.

Al final de la última revuelta un camino más suave se va a encontrar con la pista de subida, por donde se desciende siguiendo el mismo itinerario de la ida, para llegar a Sosas o al punto de inicio, donde finalizará la ruta.
Volver arriba
Newsletter