Publicidad
Lancia

Lancia

OPINIóN IR

24/08/2022 A A
Imprimir
Lancia
Cuando, allá por la tercera década antes de Cristo, Roma trataba de conquistar los últimos territorios de la península ibérica, una poderosa ciudad astur, defendida por sus gentes con gran valor, le plantó cara. Lancia –que así la llamaban los romanos– cayó finalmente en manos de las tropas de Publio Carisio, legado de Lusitania del ‘princeps’ Augusto, en el año 25 a.C.; pero no fue arrasada con el fin de que «permaneciendo sin ser destruida fuese mejor monumento de la victoria romana».

Ya bajo dominio del Imperio, Lancia irá ganando protagonismo, alcanzando probablemente el rango de ‘municipium’ –pasando a considerarse ciudad romana, adoptando sus instituciones– en época flavia, quizá en el último cuarto del s. I d.C. Y, a partir de entonces, vivirá tiempos de prosperidad hasta que a finales del s. IV o principios del s. V, cuando hayan cambiado ya las tornas, se abandone.

Poco se conoce de la ciudad prerromana, cuyo núcleo principal era un poblado, un ‘oppidum’ –de gran relevancia en la Segunda Edad del Hierro–, que llegaría a extenderse unas 30 hectáreas. Alrededor de 100 –incluyendo las áreas perimetrales– alcanzaría la ciudad romana, aunque solo se ha excavado una mínima parte… entre otros motivos porque hay terrenos que son privados… y porque no se ha invertido lo suficiente, claro. Tampoco en su difusión y puesta en valor; y créeme que lo merece… Aunque parece que la cosa puede cambiar; de hecho, está prevista la construcción de un centro de interpretación.

Este año, por cierto, se están llevando a cabo visitas guiadas, de martes a sábado, entre las seis y las ocho de la tarde. Daniel Sánchez te cuenta brevemente su historia y te explica lo que se puede ver: principalmente las termas –construidas a finales del s. I d.C.– y el ‘macellum’ –un mercado para las élites de la ciudad, de mediados del s. II– adyacente.

No dejes de acercarte. Está muy cerca de León –a unos veinte kilómetros por autovía–, en el término municipal de Villasabariego. Y, además, es gratis.
Volver arriba

Newsletter