Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Lamelas: "Mientras haya un minero en la mina, habrá un brigadista esperando fuera"

Lamelas: "Mientras haya un minero en la mina, habrá un brigadista esperando fuera"

ACTUALIDAD IR

El presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto, Manuel Lamelas, y el jefe de honor, Federico Fernández, durante sus discursos. | MAURICIO PEÑA / SAÚL ARÉN Ampliar imagen El presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto, Manuel Lamelas, y el jefe de honor, Federico Fernández, durante sus discursos. | MAURICIO PEÑA / SAÚL ARÉN
Alfonso Martínez | 20/11/2019 A A
Imprimir
Lamelas: "Mientras haya un minero en la mina, habrá un brigadista esperando fuera"
VI Negrilla de Oro El presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto recoge la Negrilla de Oro 2019 y anuncia que se expondrá en la Fundación Cultura Minera de Torre del Bierzo
«Deseo aclarar y refrendar en presencia de todos los asistentes como testigos nuestro compromiso con la minería. Mientras haya un minero dentro, habrá un brigadista esperándole fuera».

Son palabras del presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto, Manuel Lamelas Viloria, tras recoger la Negrilla de Oro 2019 de manos del presidente del consejo de administración de La Nueva Crónica, Manuel Lesmes, durante el acto celebrado este miércoles a mediodía en el castillo de los Templarios de Ponferrada.

Durante su intervención, el también empresario minero quiso ensalzar la «labor callada» de esta brigada, que sigue activa y que fue fundada en septiembre de 1986, por lo que acumula ya 33 años de existencia. Lamelas anunció además que la Negrilla de Oro 2019, obra del escultor Amancio González, quedará expuesta en la Fundación Cultura Minera, cuya sede está en la localidad de Torre del Bierzo. «Así será por deseo de todos los brigadistas y allí estará visible para todos los mineros que dejaron su esfuerzo, y en ocasiones su vida, en la mina. Sus familias tendrán un trozo de recuerdo para que perdure en el tiempo», señaló finalmente Lamelas tras recibir la Negrilla de Oro 2019.

Además, el presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto aprovechó su intervención para agradecer la labor investigadora de los periodistas de La Nueva Crónica a la hora de dar a conocer el trabajo que llevan a cabo sus integrantes. Especial mención hizo Lamelas sobre la familia Lesmes, editora de este periódico, a quienes agradeció «la gran labor social que año tras año realizan con la Negrilla de Oro».

En el acto de entrega del galardón intervino también el jefe de honor de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto, Federico Fernández, quien mostró su agradecimiento a La Nueva Crónica y pidió disculpas por no contar historias sobre sus rescates. «No es de mi agrado recordar tragedias, prefiero hablar de vidas y de vivencias», defendió.

Fernández rememoró el discurso que pronunció el 30 de diciembre de 1996 durante la entrega del «trono a la labor callada», que «24 años después mantienen toda su vigencia». «La entrega que se nos hace es para reconocer nuestro silencio y, por tanto, el hablar aquí y ahora posiblemente sea desmerecer este galardón. Pero hemos de hablar, aunque solo sea para decir que nos gusta estar callados. Hemos de decir también que siempre hay alguien que sabe valorar y que solo nos consideramos imagen visible de la solidaridad proverbial que siempre ha existido en la familia minera», citó el jefe de honor de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo Alto en su intervención. «Este galardón lo entendemos concedido a esos hombre que ante la mínima noticia de accidente acuden en masa a ayudar. Todos hemos visto en la bocamina, cuando ocurre una desgracia, cómo hemos de frenar a los compañeros que acuden para decirles que estén tranquilos», agregó Fernández.

En su aplaudido discurso, el jefe de honor de la brigada tuvo un recuerdo para las esposas de los mineros. «No sé si gracias a Dios, o por su culpa, nuestras catedrales las hacemos bajo tierra, donde solo nosotros podemos verlas, sufrirlas y disfrutarlas. Pero aunque sufrimos como hombres, también disfrutamos como dioses, pues placer de dioses es, después de toda una noche de quiebra, inundación o rescate, llegar a casa agotado y ser recibido en el cálido regazo de esa mujer, que con el llanto a flor de piel, en casa ha estado esperándote con el farol encendido», concluyó Fernández.
Volver arriba
Newsletter