Publicidad
La Vuelta Chapista

La Vuelta Chapista

OPINIóN IR

16/08/2021 A A
Imprimir
La Vuelta Chapista
Arrancó la Vuelta a España que este año no pasa por León. Sale de Burgos y se acercará en una etapa gallega y dos asturianas. Ni rastro de los ciclistas por la provincia, que en los últimos años habían repetido llegadas a La Camperona, pero que este verano se libran de las bacheadas carreteras leonesas. Como es bien sabido, para que alguna etapa se inicie o finalice por el pueblo del interesado, básicamente hay que pasar por caja. Es significativo que este año parte de la Catedral de Burgos y concluye en Santiago de Compostela. La competición se inicia en un una de las subsedes de Las Edades del Hombre y termina en el Obradoiro. Podría pasar por Sahagún, que también alberga la gran muestra de arte sacro en el santuario de La Peregrina y es una de las grandes poblaciones de la Ruta Jacobea. Sin embargo, pese al simbolismo del Alfa y el Omega de la ronda española en este año aún pandémico ningún peregrino se topará con la caravana ciclista en el tramo leonés.

Para serles sinceros, más que por Tierras de Campos, me gustaría que la Vuelta pasara por Astorga, que también es parada grande del Camino Francés y hace nudo con la Vía de la Plata, pero el motivo más poderoso es que mantiene estoicamente la celebración de la tradicional Vuelta Chapista, y van 38 ediciones –la presente plenamente adaptada a las normas sanitarias–. Los entregados niños que mantiene la pasión veraniega por el toque de dedo contra el tapón metálico se merecen este homenaje. Visualice ese plano desde el dron repasando la situación de carrera en la última etapa con las relucientes chapas brillando bajo el sol del mediodía rozando apenas las marcas de la tiza en la Plaza Mayor. Esa concentración de los niños y niñas tensando cada músculo para trasladar a la punta del dedo índice la fuerza exacta al despegarse del pulgar que lo tensa en un círculo que se deshace repentinamente en un movimiento rectilíneo para impulsar el otro círculo de chapa que avanza por otra recta en una sublime reinterpretación de los dos aros de la bicicleta.
Volver arriba

Newsletter