Publicidad
La voz del trueno

La voz del trueno

LNC CULTURAS IR

Andrés Reyero caracterizado como Don Hilarión  en una zarzuela solidaria en el Auditorio. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Andrés Reyero caracterizado como Don Hilarión en una zarzuela solidaria en el Auditorio. | MAURICIO PEÑA
D.L. Mirantes | 28/07/2017 A A
Imprimir
La voz del trueno
Jóvenes Talentos Musicales Andrés Reyero es barítono, sabe lo que es actuar en el coro del Real y espera un gran futuro en el Musikene
Andrés Reyero es barítono y canta desde que tiene uso de razón, pues desde bien pequeño se sintió fascinado por "los conciertos de música tradicional o la música con voces e instrumentos". Ayudó la familia que cantaba en coros y agrupaciones de música muy diversa como "clásica, góspel, mantras...". Un poco más mayor, con 8 años, cuando todos los compañeros se iban a jugar a fútbol él iba a clase de música seis días a la semana. "Es duro, aunque te guste mucho", reconoce Reyero. Aún así, pasó a formar parte del coro de La Palomera y poco después de la Schola Cantorum. Luego completó el grado medio de saxofón y recientemente ha terminado el grado profesional de canto. Entre medias emigró a Madrid, donde compaginó la vida laboral con incursiones en la interpretación, hizo de extra en ‘Los fantasmas de Goya’ de Milos Forman. Posteriormente estuvo de Erasmus en Noruega y a su vuelta continúo junto a su compañeros del Taller Lírico del Conservatorio de Música José Castro Ovejero, pero alcanzó ‘el coro del Real’, donde ha participado ya en dos producciones (‘Moses und Aron’, de Schönberg y ‘Billy Bud’, de Britten). Su planes pasan ahora por el Centro Superior de Música del País Vasco Musikene, en San Sebastián, donde cursará el superior de canto.

Asegura que se reencarnaría en Bach o Mozart "por descubrir cómo eran capaces de producir una música de esa calidad de manera corriente", aunque "viendo su vida y sus luchas", apostaría por Rossini, "que escribió música divertida, preciosa, alucinante, era un gourmet, tuvo un éxito enorme".

Cuando era adolescente, en las discusiones con el mundo, mi madre me decía ‘y no me saques la voz de trueno’ Confiesa tener "cierto cariño por los karaokes", donde le gusta ponerse "un poco a prueba, cantando lo que se me ocurre, aunque no sea para mi voz". Reconoce que en estas circunstancias varias veces le han dicho "¡tío, pero qué mal cantas!". No es el único momento en el que le han llamado la atención por su voz. Recuerda que "cuando era adolescente, en las discusiones con el mundo, mi madre me decía ‘y no me saques la voz de trueno’".

Sin embargo, para cantar lírico "mis profes me decían ‘Sí, sí, esa, saca la voz de trueno". Y no todo es clásica para él. Pau Donés le recuerda a los compositores románticos que escribían ‘lieder’, "canciones en alemán al amor, a la tristeza, al camino de la vida... utilizando cada uno su propio lenguaje". Su última canción, ‘Humo’ le parece un "buen ejemplo de esto", tan buen ejemplo como es el propio Andrés Reyero para futuros músicos leoneses.
Volver arriba
Newsletter