Publicidad
La volatilidad y los dividendos

La volatilidad y los dividendos

OPINIóN IR

21/05/2019 A A
Imprimir
La volatilidad y los dividendos
¿Es posible que podamos minimizar la volatilidad de los mercados financieros invirtiendo en acciones que repartan dividendos? Entre los factores que impiden que el ahorrador se lance a la piscina de la inversión se encuentra el miedo a la volatilidad de los mercados, es decir, la fluctuación rápida en los precios de las acciones, y el que, normalmente, para obtener frutos, se haga necesario dejar tiempo al tiempo: el slow finance. La temida volatilidad realmente es un componente esencial en la bolsa pues sin ella no existiría liquidez, algo clave para el inversor. Si aproximadamente hace un año en el Ibex 35 nos encontrábamos en niveles de 10.000 puntos, seis meses después el selectivo madrileño descendía a los 8.000 puntos, para encontrarnos en estos momentos en los niveles de 9.100. Esto es volatilidad. ¿Las causas en estos momentos? Los temores a una desaceleración económica, la guerra comercial China-EE.UU y una posible –aunque remota– recesión que ha generado nerviosismo. Pero, ¿podemos usar los dividendos para capear esta volatilidad?

Al comprar un valor te haces propietario de una parte de la empresa. Si obtuvo beneficios, y así se aprueba en la Junta General de Accionistas, reparte entre los accionistas un porcentaje de estos beneficios, dos o tres veces al año. Como se puede calcular cuánto repartirá cada año, una buena opción para evitar el movimiento del precio de las acciones es fijarse en los dividendos, pues su retribución está completamente separada de la valoración de las acciones. Hay muchos inversores que siguiendo ‘la política de dividendos’, invierten en esas empresas que por precio le resulten ‘baratas’, pero que sobre todo dan un buen dividendo anual. Puedes ir comprando, obtener el dividendo, y vender; y con ese dinero volver a realizar la misma operación. Es una manera de obtener liquidez a corto plazo y convertirnos en uno de esos inversores que obtienen una parte de los 4252 millones de dividendos que se reparten en España. Las que más: Endesa, Repsol, Mapfre, BBVA, REE, A3 Media o BME.

Conviene recordar que últimamente se ha puesto de moda, modificando el dividendo tradicional, el dividendo flexible, que substituye el pago en efectivo por un número de derechos que dan opción a nuevas acciones.

‘Invertir en dividendos’ puede convertirse en una manera estupenda de iniciarse en el mundo de la inversión financiera.
Volver arriba
Newsletter