Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
La vida en tres amigos

La vida en tres amigos

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 26/11/2019 A A
Imprimir
La vida en tres amigos
A Herminia, otra vida de una mujer ejemplar apoyada en la pared, se le están borrando los recuerdos día a día, se le están mezclando los viejos con los recientes, se le cruzan los nombres. Se le mezclan los de aquellos días de trabajo de sol a sol, los de lucha contra la nieve de la primera a la última luz del día con los de aquellos otros de diversión ensayando durante meses para representar un día «las comedias», teatro para la gente de Poladura y otros muchos del contorno que acudía a la representación.

Pero aún sin la lucidez de los buenos tiempos, de los días felices y de duros trabajos, sigue habiendo una luz en sus ojos que la lleva a los mismos lugares en los que habitó la vida aunque ahora solo sea para verla pasar. Sus zapatillas de felpa la conducen como si tuvieran mapa a la pared que mejor protege de los vientos fríos del monte y recoge el sol que sale a saludar. Y el perro sabe que aquel es un buen rincón, y el perro intuye que tal vez esta mujer ahora bastante indefensa pueda necesitarle. A ella le gusta estar allí cuando se bajan los niños del transporte escolar, sonríe al escuchar sus voces, se protege del sol con la mano para verlos correr...

Parece por momentos recordar aquellos años que se le están borrando, aquellos años de puertas azules para darle color a la vida.
Volver arriba
Newsletter