Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

La verdad viene después

La verdad viene después

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 30/01/2019 A A
Imprimir
La verdad viene después
En las facultades de Medicina hay cadáveres de gentes que han donado su cuerpo a la ciencia, para que los estudiantes hagan con ellos las perrerías que les parezca y que realmente son prácticas, imprescindibles para su futuro. Creo que ya se han superado los años oscuros en los que los estudiantes acechaban los osarios de los cementerios de sus pueblos para hacerse con tibias, fémur, peroné o calaveras que reventaban en sus huesos correspondientes metiendo garbanzos secos en su interior para introducirlos después en agua y abrir sus ‘costuras’.

Yde ahí salieron generaciones de excelentes profesionales que han construido una de las mejores sanidades públicas, por más que los defensores de lo público estén hoy temblando y asustados por los cantos de sirenas tristes que hablan de recortes y privatizaciones.

Cumple ahora 50 años el hospital y con todas las quejas que le aquejan los viejos usuarios recuerdan cuando ir al hospital era noticia preocupante en nuestros pueblos pues no te mandaban así como así, que el sonido de la sirena de una ambulancia movía todos los visillos y sacaba a los vecinos a la calle pues algo muy grave ocurría, nadie se podía imaginar que una ambulancia pudiera llegar a recoger a un enfermo para llevarlo a rehabilitación...

Por eso es tan importante que nadie olvide a los centros ocupacionales, a los de formación, a las escuelas de FP, a las facultades... la verdad viene después pero la humana materia prima llama al orgullo y la confianza.
Volver arriba
Newsletter