Publicidad
La ULE y Ficosterra se unen para mejorar la rentabilidad y sanidad de los cultivos

La ULE y Ficosterra se unen para mejorar la rentabilidad y sanidad de los cultivos

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 20/09/2022 A A
Imprimir
La ULE y Ficosterra se unen para mejorar la rentabilidad y sanidad de los cultivos
Universidad Un acuerdo entre la empresa y la institución académica permitirá investigar en soluciones innovadoras y ecológicas con el uso de biofertilizantes
La Universidad de León y la empresa burgalesa Ficosterra firmaron este martes un acuerdo marco de colaboración para la puesta en marcha de proyectos y actividades conjuntas en materia de investigación y desarrollo en el campo de la ingeniería, la biotecnología y la economía circular, que aprovechará las infraestructuras y recursos materiales y humanos de la primera y las soluciones biotecnológicas de la segunda, para mejorar con soluciones innovadoras y ecológicas la rentabilidad y sanidad de los cultivos.

El rector de la ULE, Juan Francisco García Marín, y el director de Ficosterra, Luis Lombana Larrea, fueron los encargados de rubricar el acuerdo en un acto en el que estuvieron acompañados por la airectora de Relaciones Institucionales y Comunicación de la empresa, Arancha de la Mata Llord, y los profesores de la ULE Fernando González Andrés, Carmen Morán y Antonio Morán Palao, del Grupo de Investigación en Ingeniería Química, Ambiental y Bioprocesos.

El investigador Fernando González expuso que se pretende mejorar la asimilación de nutrientes por parte de los cultivos y explicó que “cuando se aplica un fertilizante, los cultivos aprovechan en el mejor de los casos un 60 o 70 por ciento”. Con la investigación que desarrolla IQUIMAB, “no se trata de sustituir los fertilizantes sino de incrementar su eficiencia, reduciendo el coste y contaminando menos”.

En este sentido, Luis Lombana apuntó que con la utilización de sus tecnologías “gana el agricultor, porque consigue unos cultivos más eficientes; gana el medioambiente, porque se genera menos contaminación a la atmósfera y se reduce la huella de carbono, y gana el consumidor, que acaba teniendo una alimentación más sana”.
Volver arriba
Newsletter