Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La trastienda de la gloria

La trastienda de la gloria

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 15/11/2018 A A
Imprimir
La trastienda de la gloria
Mauri es muy de andar hurgando en las caras B de los mejores discos (esto los jóvenes que se bajan la música de Internet no lo entenderán) para encontrar las miserias de todas las glorias, que siempre las hay.

Hasta tal punto las hay que guarda en su archivo un buen número de imágenes que jamás se ha atrevido a publicar, no sé si por autocensura o por precaución, por miedo de que algún santo con bota de vino le pida cuentas de dónde y cómo obtuvo aquella foto.

Así, cuando en una plaza de toros sale un tractor a arrastrar al toro se vuelve loco a disparar; cuando encuentra al matarife de la plaza destrozando bichos a diestro y siniestro casi no respira; cuando hay procesión grande en el pueblo o la ciudad madruga para llegar a los desembarcos y así se encuentra con estampas alejadas de la majestuosidad y pompa de la procesión que emociona el corazón de quienes la siguen. Siempre encuentra un brazo suelto, a una furgoneta que acerca al santo a escondidas al punto de partida, a un cura remangándose los pantalones para que no se le vean por debajo de la sotana...

Como decía el recordado Norberto, «ya está el viejo Mauri buscando a santos jurando».

Y lo mejor del caso es que los encuentra. La gloria tiene trastienda.
Volver arriba
Newsletter