Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

LA RUTA DEL PLACER | Tribeca: Callejeros carnívoros

LA RUTA DEL PLACER | Tribeca: Callejeros carnívoros

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Susana Martín | 07/07/2017 A A
Imprimir
LA RUTA DEL PLACER | Tribeca: Callejeros carnívoros
La Ruta del Placer Los hamburgueseros leoneses ya tienen dónde disfrutar un bocado a su gusto. Eliges todo: pan, carne, ‘acabado’, guarnición... Antes, unos nachos de picoteo, ¡y a darle duro!
Con este tiempo, con estos calores, cómo apetece llegar a la terraza del Tribeca y relajarse sin mirar el reloj. Y más ahora, que han completado su carta con un montón de tentaciones. ¿Ya la conocen? No es Nueva York, pero se le parece mucho con esa ambientación que le han dado. ‘Streetfood’ total, lo que aquí llamamos ‘comida callejera’, un rollo muy informal que cada vez cuenta con más adeptos. Y también habrá quienes hayan probado sus baos y perritos calientes especiales en los foodtrucks de San Francisco, durante el ‘Come y Calle’ de las Fiestas de San Juan y San Pedro (qué gran idea para la ciudad, y qué poco aprovechado ha estado ese chulísimo parque hace no mucho, ¡con las posibilidades que ofrece!).

Las hamburguesas de ternera, buey, canguro o búfalo son el gran reclamo de este céntrico local de León Una vez en Tribeca, un local que muchos conocerán por sus tapas variadas en la barra, les cuento el menú si pasan a la terracita (acuérdense de reservar, la fórmula ha resultado todo un éxito y es difícil encontrar mesa si no se ha sido previsor».

Cierto es que cada vez son más los lugares de la provincia donde zamparse un buen hamburguesón. También aquí. Pero la peculiaridad de esta casa radica en su singular propuesta: el comensal tiene voz para decidir cada detalle de lo que va a comer en su burger.

Empezando por el pan (centeno o de cristal, ambos tiernos y ricos), pasando por la carne –ternera, buey, canguro o búfalo, atrévanse con los saborazos de las más exóticas, merece la pena–, el ‘acabado’ (classic, De Niro, Soulville, AC/DC o smart burger ) o la guarnición, opcional entre patatas fritas gajo o crudités de verduras con salsa tártara.

Hay más opciones si lo de las hamburguesas carnívoras no les convence: la Tarifeña special (con atún rojo y verduras) o la Vegetarian special, que como ya se imaginarán no lleva carne (y cuentan los más osados que también tiene su aquel...).

Pero aún hay más, el sandwich cubano (con jamón asado, cerdo marinado, cheddar, pepinillos agridulces y mostaza) o el sandwich especial de pescado, un bagel de salmón noruego ahumado con hojas verdes, aguacate, tomate, cebollino y salsa tártara. Me gustan los dos, son diferentes.

Así que, si lo que buscan es un lugar donde hacer una comida/cena informal (los desayunos también son muy recomendables), en plan divertido (pero sabroso), vengan a Tribeca, donde además de las estupendas hamburguesas hay que probar los nachos, cubiertos de queso y frijoles, y acompañados con salsa de guacamole y pico de gallo.

Buen ambiente, buen producto y bien de cerveza para acompañar unos menús en los que tampoco faltan las ensaladas (¡la de pasta!). De postre, si aún se animan a probar lo dulce, las tartas de la casa tienen pintaza.


Volver arriba
Newsletter