Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

LA RUTA DEL PLACER | Pan Dorado: El penúltimo cocidamen del año

LA RUTA DEL PLACER | Pan Dorado: El penúltimo cocidamen del año

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Susana Martín | 10/06/2016 A A
Imprimir
LA RUTA DEL PLACER | Pan Dorado: El penúltimo cocidamen del año
La Ruta del Placer Menús del día variados, una carta repleta de sorpresas, postres caseros, servicio ágil y un cocido perfecto para dar la bienvenida al veranito. Y todo, en el centro de León
¡Que llega el verano! ¿Se han dado cuenta de que llevamos todo el año quejándonos de tanto frío y ahora a algunos les cuesta desprenderse del abrigo? Venga, hagan el favor, aprovechen este fin de semana para hacer el insufrible cambio de armario  y disfruten –al fin– de los placeres del solete, que esto es León y no crean que nos va a durar mucho. En el mejor de los casos, tres mesines de nada...

Los menús del día son variados y convencen, la carta está repleta de sorpresas, los postres son caseros, el servicio es rápido y su cocido es perfecto para dar la bienvenida al veranito. ¿Qué más quieren? Vayan y disfruten Pero mientras los frioleros se acoplan a este tiempo de sandalias y piscinas, hoy les propongo una ruta nostálgica por uno de los grandes placeres gastronómicos del frío polar que suele adornarnos por estos lares. ¿Qué les parece un cocidín para decir adiós a las bajas temperaturas? Venga, no se quejen, que un buen cocidamen entra solo.

Les cuento que cada agosto, y no es coña, tenemos la fantástica tradición de juntarnos con un porrón de amigos asturianos en Castrillo de los Polvazares y entregarnos a un gran cocido regado con burbujas. En agosto, sí, aunque entre los muros de los hogares maragatos el calorazo no lo es tanto, así que el gran mérito de esos encuentros es levantarse, coger el coche y volver a casa rodando...

Hoy no nos vamos a Castrillo, nos quedamos en León a comer un cocido de libro, que en el restaurante Pan Dorado lo sirven todos los días, aunque en verano sólo por encargo. Si por lo que sea no se animan con tan potente manjar, también disponen en este recomendable comedero de carta, menús ejecutivos entre semana y menús especiales los fines de semana. De todo, vamos, y en una sala con varios espacios en los que disfrutar a gusto de una comida relajada. El secreto –casi siempre– es elegir bien la compañía.

En esta casa de comidas es fácil no encontrar mesa si no se ha tenido la previsión de reservar. Gusta tanto su cocina tradicional que los clientes repiten mucho, y eso nos ocurre, que una vez que lo conocimos de vez en cuando nos encanta volver. ¿Los motivos? Cocinan rico,  tienen un poco de todo (marisco también, y del bueno), el ambiente es tranquilo y el espacio muy cómodo. Los menús del día son variados y convencen, la carta está repleta de sorpresas, los postres son caseros, el servicio es rápido y súper atento y el cocido que preparan en sus fogones es perfecto para dar la bienvenida al veranito. ¿Qué más quieren? Vayan y disfruten.

----------------------

Restaurante Pan Dorado                                                        
Calle Julio del Campo, 6. León                                                              
987- 014221


Volver arriba
Newsletter