Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

LA RUTA DEL PLACER | Nakeima: Hagan cola, señores

LA RUTA DEL PLACER | Nakeima: Hagan cola, señores

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Susana Martín | 07/10/2016 A A
Imprimir
LA RUTA DEL PLACER | Nakeima: Hagan cola, señores
La Ruta del Placer Cómo disfrutar de una comida especial, muy diferente, en un local madrileño que no admite reservas
No me había perdido, no. Las vacaciones cundieron bastante, y hasta me ha dado tiempo –cómo no– a buscar más rinconines escondidos para esta Ruta del Placer. ¡Cargadita de grandes comederos vuelvo, señores! Ya verán de cuántas novedades gastronómicas podemos disfrutar en León y alrededores...

Y para ir abriendo boca al nuevo ‘curso’, nos vamos hoy de excursión a Madrid, a conocer uno de esos sitios de los que habrán leído maravillas. Si todavía no han oído hablar del Nakeima, tomen nota: merece la pena, a pesar de las dificultades de conseguir mesa en uno de los locales más rompedores del panorama gastro madrileño.

Es un lujo sentarse en la barra y ver cómo realizan o terminan los platos. "Aquí siempre es sábado por la noche", te advierten los cocinerosFusión asiática, cocina callejera, rollo japo... Les dirán de todo sobre este garito situado cerca de Moncloa, pero no dejen que se lo cuenten: busquen un día y vayan, vayan y gocen.

Todo en Nakeima es una aventura... Desde tener que llegar antes del servicio para que les apunten en una lista (no aceptan reservas), hasta cruzar los dedos para convertirse en uno de los veinte afortunados que comen (sólo a las 2) y cenan (a las 9) cada día en este singular restaurante que cierra domingo y lunes. Aquí todo es un show.

Hay que hacer cola, cierto, pero también hacemos cola en los bancos y no nos quejamos tanto. Y aquí lo que nos espera al bajar las escaleras es todo un festival de sabores.

En cuanto te sientas, más sorpresas. No hay carta, y ya ni se molestan en escribir los platos en la pizarra de la pared como solían hacer. No, ahora te los cantan: te cuentan todo lo que hay y, si no le haces ascos a nada, te preparan un menú para chuparse los dedos.

Es un lujo sentarse en la barra y ver cómo realizan o terminan los platos. «Aquí siempre es sábado por la noche», te advierten los cocineros, que pululan por la cocina a toda velocidad y te traen los platos con mucho cachondeo.
Dumplings, baos, nigiris... ¿es comida nipona? Pues también. ¿Asiática? Bastante. ¿Cocina callejera? Lo que ofrecen en esta casa es toda una aventura gastronómica.

Qué ensalada de callos, qué orejilla frita, qué dumplings, qué salpicón (a su manera), qué ramen (seco)... Qué mezclas de sabores, cuántas sorpresas y cuántas risas, y qué rico todo, que al final es lo importante.

Postres dos, uno de frutas y un sorprendente y delicioso helado de foie.

Si son disfrutones y comen de todo, déjense guiar por los que saben. Pruébenlo todo, saboreen, pasen de los prejuicios, se llame como se llame el plato, lleve lo que lleve...

Y en el apartado vinos, y recuerden que allí siempre es sábado noche, si no tienen que trabajar (ni conducir), láncense de lleno al maridaje de la casa: vinos muy especiales con cada bocado, siempre al ritmo del cliente y hasta que el cuerpo aguante, que en nuestro caso fue bastante...

-----------------------------------

Nakeima
Calle Meléndez Valdés, 54. Madrid.
No acepta reservas.

Volver arriba
Newsletter