Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

LA RUTA DEL PLACER | Moja el Gallo: Las tablas del Medievo

LA RUTA DEL PLACER | Moja el Gallo: Las tablas del Medievo

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Susana Martín | 09/06/2017 A A
Imprimir
LA RUTA DEL PLACER | Moja el Gallo: Las tablas del Medievo
La Ruta del Placer Excursión a La Bañeza para probar las tablas de todo un clásico
Tres décadas llevan alegrando los estómagos de los bañezanos, y algunos no habíamos ido nunca. El remedio lo pusimos hace unos días, y vaya si les recomiendo la visita a Moja el Gallo, el comedero que hoy nos ocupa (¡gracias Leti y Pedro por la recomendación!).

En el centro histórico de La Bañeza se encuentra este restaurante peculiar que a tantos clientes encandila por su decoración medieval. Entrar allí es como adentrarse en una especie de castillo de otra época repleto de guiños y detalles simpáticos (armaduras, frases chulas...). Un restaurante muy amplio con dos plantas y tres grandes comedores donde la experiencia es muy, muy positiva.

Aunque el menú del día apetecía (hay menú especial los fines de semana y festivos a mediodía), nos lanzamos a probar las tablas variadas, que llevan un poco de todo Otra de las grandes bazas de esta casa de comidas es el servicio. El local resulta sumamente acogedor, pero es que las chicas se mueven a toda velocidad y son pura eficacia y amabilidad, algo que se agradece y mucho, que ya saben que hay sitios donde parece que uno molesta si pregunta.

¿Qué se come aquí? Tengo que confesar que a la entrada encontramos un cartel que me hizo dudar de las claras intenciones que llevaba. ‘Ancas de rana frescas’, advertían, y se trata de uno de los platos más apetecibles, y más en La Bañeza y alrededores, donde es uno de los platos más afamados y aplaudidos de la cocina leonesa.

Con todo, y al ver la cara de la camarera donde sugerimos probar las ancas y alguna de las tablas que tanto recomiendan, la decisión fue aplazar las ancas para la próxima visita. «Una tabla gigante y una ensalada es muchísimo», dijo. Afortunadamente, le hicimos caso.

Las raciones en Moja el Gallo son abrumadoramente abundantes, casi excesivas. Elijan según el número de comensales, pero con moderación, que luego vienen las lamentaciones y el ‘va a sobrar la mitad’.

Aunque el menú del día apetecía (hay menú especial los fines de semana y festivos a mediodía), nos lanzamos a probar las tablas variadas, que llevan un poco de todo. Optamos por la de carne y pescado que, como todas, lleva debajo una base de ensalada y un porrón de patatas fritas para enmarcar todo lo demás: sepia, langostinos, lomo, chuletillas, churrasco... Todo ello, insisto, en cantidades industriales. Para acompañar pedimos también una ensalada mixta que llevaba de todo y también tenía un tamaño considerable.

Y aún tuvimos el valor de pedir postre: buenísima la tarta de queso (parece un flan y está exquisita, con una textura muy especial) y el flan de café, aunque hay mucho donde elegir, muchos de ellos caseros.

La carta de vinos merece que se le eche un vistazo.

Y hay que volver, porque la carta es extensa. ¡Y por las ancas!

----------------------------

Moja el Gallo - Casa de comidas                                                                    
Calle La Vega, 2. La Bañeza (León)                                                                      
987-643343

Volver arriba
Newsletter