Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

LA RUTA DEL PLACER | Kabuki: Éxtasis nipón

LA RUTA DEL PLACER | Kabuki: Éxtasis nipón

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Susana Martín | 10/02/2017 A A
Imprimir
LA RUTA DEL PLACER | Kabuki: Éxtasis nipón
La Ruta del Placer Palabras mayores para los amantes de la cocina japo, que en este templo madrileño se fusiona con la mediterránea con un resultado mágico
Palabras mayores. Porque si les digo que nos vamos a flipar a un Kabuki, prepárense para disfrutar de una experiencia inolvidable, y más aún si es su primera vez. Pero es que hoy estamos de celebración –soplando velas y eso–, así que tocaba elegir uno de los grandes templos de cocina nipona, aunque para ello haya que hacer una escapadita a Madrid.

Restaurantes japoneses hay ahora a patadas, pero estamos hablando de uno de los grandes de verdad, y nos vamos al Kabuki donde empezó todo, el que está cerquita del Bernabéu.

Para quienes no sepan qué pedir, nada como el menú degustación, con muchas de las especialidades que han hecho del Kabuki un imprescindible para los sibaritas del sushi Allí arrancó la ‘casa madre’ de Ricardo Sanz, que después ha ido abriendo locales por todo el país. Pero en Madrid ir al Kabuki de Presidente Carmona es adentrarse en un local chiquitín a comer japo, aunque nada que ver seguramente con lo que se imaginen. Esto es un festival en toda regla, un cruce de caminos entre la cocina asiática y la mediterránea, pero siempre con un toque muy singular que se basa sobre todo en una materia prima de calidad impresionante y unas elaboraciones en las que sencillez y elegancia convierten cualquier plato en un bocado inolvidable.

Porque aquí hacen sushi, sashimi, usuzukuri, temakis... pero poco tienen que ver con lo que estamos acostumbrados a probar en otros japoneses. El equipo de Sanz experimenta y va mucho más allá del arroz con pescadito fresco. Sus bocaditos –simples– son todo sabor, pura magia, llevan a un éxtasis nipón en toda regla.

El comedor es coqueto pero muy reducido, como las mesas. Una grandísima opción es sentarse en barra para poder contemplar en directo el arte de los cuchillos en una minicocina a la vista. Es todo un espectáculo ver cómo manejan el corte de los pescados.

Para quienes no sepan qué pedir, nada como el menú degustación, con muchas de las especialidades que han hecho del Kabuki un imprescindible para los sibaritas del sushi.

Si no se atreven con tanto, déjense aconsejar por un servicio de sala impecable que dirige la gallega Chelo País, ella sí que sabe. Pero no pueden dejar de probar los nigiris de huevo frito de codorniz con trufa –aquí, los genuinos–, los de pez mantequilla, los de pescadito blanco con mojo verde, los de hamburguesita kobe... Cualquier pescado ‘solo’, sin arroz, es una exquisitez. Y los conos, y el maguro picante. De postre, las trufas de té verde o las texturas de chocolate, bien regado todo con muchas burbujas.

--------------------------------------

Kabuki                                                                    
Avda. Presidente Carmona, 2. Madrid                                                                      
91-4176415

Volver arriba
Newsletter