Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

LA RUTA DEL PLACER | Casa Juan Andrés: Un cocido al revés, por si viene el enemigo

LA RUTA DEL PLACER | Casa Juan Andrés: Un cocido al revés, por si viene el enemigo

LNC VERANO IR

Ampliar imagen
Susana Martín | 11/11/2016 A A
Imprimir
LA RUTA DEL PLACER | Casa Juan Andrés: Un cocido al revés, por si viene el enemigo
La Ruta del Placer Con estos fríos, el cuerpo pide un buen cocidamen. Nos vamos a Castrillo de los Polvazares, en Maragatería
Con la llegada del mal tiempo el cuerpo pide calorcito, y qué mejor que dar la bienvenida a las primeras nevadas y a las bufandas y gorros que un buen cocidamen. ¿Qué les parece si nos entregamos a los placeres de un cocido maragato de los de toda la vida? El destino estaba claro, Castrillo de los Polvazares, que hacía un tiempo que no paseábamos por uno de los pueblines más preciosos de la provincia, aunque la elección del comedero fue complicada: hay unos cuantos imprescindibles y bastantes más en la lista de los pendientes. La solución la puso un día, entre unas cañas, Javi Camarote (¡enhorabuena, señor empresario del año!), que nos habló de su preferido en el pueblo empedrado, Casa Juan Andrés.

Confieso que no lo conocía. Aunque algunos no terminen de enterarse, en León tenemos tanto y tan bueno donde elegir que uno no da abasto probando sitios que merecen la pena... Así que la opción de Javi era la más apetecible. Qué gozada conocer nuevos restaurantes, sobre todo cuando no defraudan.

Aunque algunos no terminen de enterarse, en León tenemos tanto y tan bueno donde elegir que uno no da abasto probando sitios que merecen la pena... Paseamos por Castrillo, descubriendo un montón de baretos y casas de comidas nuevas, casi todos con el cocido maragato como principal reclamo. Una pega: a alguna gente parece costarle mucho dar dos pasos sin coger el coche, el pueblín estaba repleto de vehículos, pese a las advertencias (los turistas se quejaban: «imposible hacer fotos, qué estropicio»).

Pero vayamos a lo que íbamos, centrémonos en disfrutar de un cocido maragato. Al fondo del pueblo, a la izquierda, se encuentra un poco escondido Casa Juan Andrés. Es muy familiar, amplio, cómodo, con diferentes espacios. Imprescindible reservar si van en fin de semana, y eso que hay varios turnos de comidas... Vamos a por el cocidín, y recuerden que la cosa va al revés. Por si viene el enemigo, que nos zampemos lo contundente primero, dice la leyenda. «De sobrar, que sobre la sopa», cuentan por allí los paisanos, «si sobra algo, que sobre el caldo».

La tradición manda que las viandas se sirvan en tres vuelcos: las carnes primero –aquí, curadas, con saborazo–, después la berza y los garbanzos –mínimos, de pico pardal, pura mantequilla– y para rematar, la sopa de fideos, ligera y rica. Por supuesto, con las carnes, que no falte nunca el relleno, en esta casa uno gigante y troceado. Y de postre, hay más para elegir, pero el broche perfecto a este homenaje gastronómico al plato estrella de la cocina maragata, es natillas caseras, con su bizcocho.

La sobremesa, reposada, con café de  puchero, y si pega en sol, en la terraza. Vayan a esta casa y disfruten: cantidad, calidad y buenos alimentos por poquito. Un lujo.

---------------------

Restaurante Casa Juan Andrés                                                          
Castrillo de los Polvazares (León)                                                                        
987-691971

Volver arriba
Newsletter