Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La ruta de las sonrisas

La ruta de las sonrisas

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 10/06/2019 A A
Imprimir
La ruta de las sonrisas
Sociedad Salamón y los montes de Lois acogieron este domingo una nueva Ruta inclusiva de montaña en la que pudieron participar discapacitados de diversos tipos gracias a la solidaridad del Club de Montaña Pandetrave
Alrededor de la paella que había preparado Pedro, cocinero en Asprona, se sucedían en Salamón las imágenes, los comentarios, que evitan mayores explicaciones sobre lo que había ocurrido nuevamente en la mañana de este domingo, una nueva edición de la Ruta de Montañismo Inclusivo que permite a discapacitados severos de todo tipo disfrutar de la montaña gracias a la solidaridad del Club de Montaña Pandetrave y la cercanía con ellos del municipio de Crémenes, que es quien los acoge.

Habían llegado en autobús a primera hora. Los ciegos se preparaban para acostumbrarse a esa barra a la que ellos se agarran en el centro mientras abren camino dos voluntarios; las tres sillas joëlete para quienes jamás podrían caminar por estos montes pero que manos amigas les permiten hacerlo, «para eso hemos hecho el curso», un buen número de chicos de Asprona que no pueden con los nervios y lo celebran todo, incluso haber caído al río: «¿Qué más quiero, caminar y nadar a la vez?»... Nunca falta Isabel, con parálisis cerebral pero que con los ojos y su sonrisa te lo cuenta todo...

Y el equipo médico. Rosa y Camino, la alegría de la huerta, ATS y médica, que suben y bajan, no paran, te cuentan una historia, se ríen de los que jamás ríen...

- ¿Mucho trabajo doctora?
- Pues hoy sólo me tuve que atender a mí, que me caí como un saco, pero la cosa no fue a mayores.

Paquito Romo, padre de la idea de amigos del mocho, acudió por primera vez y alucinaba: «¡Qué gente! ¡Qué alegría trasmiten! A mi ya me tienen conquistado, para la próxima vez ya tiro de una de esas sillas.

- Tendrás que hacer el curso.

Volver arriba
Newsletter