Publicidad
La remodelación del Puente de los Leones toma velocidad

La remodelación del Puente de los Leones toma velocidad

ACTUALIDAD IR

Alfonso Martínez | 15/08/2022 A A
Imprimir
La remodelación del Puente de los Leones toma velocidad
Municipal El Ayuntamiento invierte 850.000 euros para reforzar también su estructura e instalar mástiles con banderas de León y España
El Puente de los Leones perfila ya su nueva imagen. Es el segundo más antiguo de la ciudad y el Ayuntamiento de León está acometiendo un proyecto de remodelación que supondrá una inversión total de 850.000 euros y que ha comenzado por el cambio del pavimento de las aceras.

Se completará de esta forma la remodelación iniciada el pasado año en este emblemático puente. El plan de asfaltado sirvió entonces para llevar a cabo la impermeabilización del tablero y la renovación de la capa de rodadura y ahora los trabajos han comenzado por la acera más próxima al Paseo de Salamanca para que los peatones puedan circular por el otro lado.

Tras la retirada de las antiguas losetas –algunas de las cuales se habían sustituido estos años por cemento debido a su deficiente estado– se procedió a la impermeabilización y a la aplicación de una nueva solera, mientras que los operarios se afanan estos días en colocar el nuevo pavimento. Se trata de unas losetas de hormigón reciclado que son mucho más resistentes, que incluso tienen la capacidad de absorber elementos contaminantes como el CO2 y que cambiarán la imagen del puente, que en principio mantendrá la barandilla actual.

Otra de las novedades más visibles será la colocación de varios mástiles en los que ondearán de manera alterna banderas de León y de España –al estilo de lo que sucede en numerosos puentes de diferentes ciudades europeas– para dar la bienvenida a los visitantes que lleguen a las estaciones de tren o autobús. Los mástiles no serán verticales, sino que tendrán una inclinación de unos 60 grados hacia el río para mejorar la visibilidad de las banderas.

Todas estas actuaciones suponen una inversión de 250.000 euros que se incluyen dentro del contrato de mantenimiento integral de la ciudad que impulsa el Ayuntamiento de León.

La otra gran intervención será visible por quienes utilizan los paseos de la ribera del Bernesga y pasan por debajo del puente, ya que se centrará en reforzar y mejorar la estructura inferior. Los informes técnicos descartan que haya daños de relevancia que pongan en peligro la seguridad del viaducto, pero su imagen dista mucho de ser la deseada, ya que hay desconchones en el hormigón que dejan visible la ferralla de la estructura en plena oxidación.

Esta parte del proyecto se financia directamente con 600.000 euros del capítulo de inversiones reales del presupuesto municipal para el presente ejercicio, por lo que está a la espera de la licitación de un contrato.

La historia del viaducto


El Puente de los Leones fue el segundo que se construyó en la ciudad para cruzar de un lado a otro del río Bernesga y su origen hay que buscarlo en la llegada del ferrocarril, que impulsó el desarrollo urbanístico de la zona oeste.

Hasta 1863 allí no había nada. O casi nada. Un vivero provincial, algunas fincas con pequeñas casas de planta baja y huertas, las choperas habituales en cualquier ribera y las carreteras que llevaban a Zamora o a Galicia. En noviembre de aquel año llegó el primer tren y medio año antes el ingeniero Eduardo Saavedra Moragas proyecto el entonces denominado Puente de la Estación, que se sumaría al de San Marcos, el único que había en la ciudad.

Ya en el siglo XX, con el objetivo de mejorar la circulación hacia el centro de la ciudad por Ordoño II, se decidió ensanchar el puente. En 1931 se llevó a cabo una discreta modificación y cuatro años más tarde se acometió una intervención de mayor relevancia que acentuó el ensanche del tablero. La siguiente gran transformación data de los años 60 y fue en aquel momento cuando pasó a denominarse como Puente de los Leones, ya que se habían colocado en sus cuatro vértices las esculturas en piedra caliza obra de Víctor de los Ríos.

En 2003 se acometió la sustitución de las baldosas de las aceras por una losa de piedra natural en tonos grises y rojos. También se instaló la actual barandilla de hierro forjado y madera, cuyos pilares más gruesos tienen en su extremo superior una esfera de bronce y en el centro el escudo de León.
Volver arriba
Newsletter