Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La readaptación del espacio minero en As Pontes, espejo para el Bierzo

ACTUALIDADIR

La central de Compostilla se nutre de carbón nacional y no de importación como lo ha hecho As Pontes. | ICAL Ampliar imagen La central de Compostilla se nutre de carbón nacional y no de importación como lo ha hecho As Pontes. | ICAL
Mar Iglesias | 09/04/2018 A A
Imprimir
La readaptación del espacio minero en As Pontes, espejo para el Bierzo
Economía Las minas de lignito ahora son un espacio verde de atracción turística y la térmica sigue readaptándose para continuar produciendo de manera limpia, pero con carbón foráneo
Cuando la lucha berciana se dirige a mantener viva la central térmica de Compostilla y también la de Anllares con carbón autóctono cuanto más tiempo posible, la mirada a centrales como la de As Pontes, readaptada a las exigencias ambientales y aplaudida incluso desde los sectores ecologistas, hace pensar que tal vez ese paso que de inicio se percibe traumático pueda ser, en un futuro, una apertura a nuevos sectores.

En los alrededores de la central térmica de As Pontes en A Coruña, ahora se ve un amplio espacio de bosques con un lago, una zona verde que encaja sobre la parte minera. La mina de lignito de As Pontes se utilizó desde 1976 a 2007 y en este tiempo se parieron dos escombreras de 80 y 1.200 hectáreas respectivamente. Recuperar el espacio necesitaba remangarse y se hizo con un plan ambicioso de restauración en el que se incluyó la recuperación de la fauna local, la posibilidad de tener suelo fértil de nuevo y control de las aguas entre otras medidas. Veinte años duró la recuperación de las escombreras, pero se consiguió abrir puertas a una zona con 600.000 árboles plantados y un lago de 18 kilómetros de perímetro, recuperando incluso el sistema hidrológico anterior. Sobre la fauna, en la zona se han recuperado unas 190 especies de vertebrados. Las posibilidades económicas pasan por seguir creciendo con una pista de karts ya estrenada, proyecto que se anunciaba en 2016 después de que Ayuntamiento y Endesa firmaran un convenio para el aprovechamiento turístico de la zona. La restauración de la parte minera que abastecía a la central térmica, que más tarde se alimentó con carbón de importación en exclusiva recibió el Premio Fondena en 2014.

Endesa valoraba estos trabajos como un referente para crear un ecosistema sostenible y para dar oportunidades económicas a las zonas degradadas. La recuperación contó con una inversión global de 100 millones de euros pero se ha convertido en un referente a nivel europeo.

Sobre la central


En marzo de este año se daba a conocer el proyecto de modernización de la térmica gallega con el fin de que sus emisiones de partículas se quedaran al 20% en 2020. Se convertiría de ese modo en una central «de alta eficiencia ambiental» y permitiría que las instalaciones de A Coruña siguieran produciendo electricidad a bajo coste. Para ello Endesa deberá invertir 200 millones de euros, pero de ese modo estaría dentro de los valores de referencia europeos sobre las Mejores Térmicas. La central tiene cuatro grupos de 366 MW cada uno que en 2017 llegaron a generar 8.366 GWh. Es la mayor de España, aunque consume carbón de importación en exclusiva principalmente de Indonesia. La mejora pasa por la instalación de dos unidades de desulfuración para los cuatro grupos generadores.

La central quiere descarbonizarse y ha conseguido reducir un 20% las emisiones usando menos carbón sin bajar los niveles de producción de electricidad. Endesa trabaja también en la captura de dióxido de carbono, algo en lo que empezó a trabajar la Ciudad de la Energía en Ponferrada con un sistema de hornos especiales para «secuestrar» el CO2 y trasladarlo bajo tierra a una zona de Hontomín, en Burgos.

Esa era la idea inicial, aunque en la actualidad no ha seguido desarrollándose. Endesa trabaja en esa captura y en sistemas como la utilización de microalgas que cultiva en Almería en una planta piloto. Esa flora se come el CO2 y después tiene una segunda vida como alimento o incluso, como se está estudiando, pomo pienso para piscifactorías. Además, Endesa ha abierto un proceso para dotarse de mayor capacidad eólica, un sector en el que quiere avanzar para consolidarlo en 2020 con nuevos parques.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle