Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
La Quijotera

La Quijotera

OPINIóN IR

30/01/2018 A A
Imprimir
La Quijotera
Durante estos últimos días, he estado dándole vueltas a la Quijotera recordando la jerga utilizada en el guión de la película ‘La Naranja Mecánica’, buscándole sentido a su visita, a qué se debió tanto honor y tanto empeño en visitarnos Señor Presidente, volando en un Ave para evitar tomar el carril izquierdo de la A-66, porque su carril derecho neoliberal de su gobierno está lleno de baches y traqueteos como si de una montaña rusa se tratara, ha venido a nada, bueno a nada es mucho decir, nos ha dejado en el lugar dónde se guardan Los Decreta, un pergamino que contiene el desagravio a la provincia de León en forma de EPA, que confirman el estado de emergencia en el que nos encontramos junto con Orense ocupando el penúltimo puesto de España en tasa de actividad con el 49,32%,con una pérdida de despoblación alarmante ya solo quedamos 468000 habitantes, de los cuales el 48,7% son pensionistas insultados con una broma de mal gusto la subida de su pensión, ‘subida de mierda’, ocupando el primer lugar de la cosa Comunitaria seguido muy de lejos por Zamora con el 40%.

Señor Rajoy tenemos una de las mayores tasas de empleo temporal de toda Europa y el número de horas extraordinarias aumenta casi el 15%, siendo las mujeres y los jóvenes los que más sufren la precariedad laboral, con una reducción salarial de más del 15% desde que comenzó el timo de su crisis inventada para favorecer sin ningún tipo de escrúpulo a una minoría cada vez mas millonaria, si Señor Rajoy, aumentan los multimillonarios a costa del trabajo-esclavo, precario, temporal y con jornadas interminables, que no huelen ni por asomo el reparto de sus cuantiosos beneficios, esta es su política del fracaso, de no querer oír la desigualdad salarial entre mujeres y hombres «No nos metamos en eso».

Señor Rajoy de corazón le pido, que cuando tenga usted a bien volvernos a visitar, venga sin cortijo, sin palio, visítenos como un ciudadano que quiera descubrir nuestros rincones, pero por favor no como Presidente.
Volver arriba
Newsletter