Publicidad
La piedra filosofal

La piedra filosofal

OPINIóN IR

03/03/2020 A A
Imprimir
La piedra filosofal
Vamos de mito en mito, pues parece que nunca como hoy en día fuimos los leoneses y las leonesas una entidad mitológica al nivel de los gamusinos o las apavardas. Y en ese recorrido hemos descubierto ahora la piedra filosofal, sustanciada en una catedral que es símbolo materializado de una historia medieval, ensombrecida y extraña, que no cabe en la cabeza de los postpaletos y repartidores de grados de ciudadanía.

Tras el Grial, llega ahora la piedra filosofal, y por el camino encontraremos la Atlántida, una civilización sumergida e ignota, expulsada de los libros de historia, perdida entre laberintos de piedra que aún se pueden contemplar con extrañeza dibujados en las montañas del Noroeste.

Tanto hallazgo tiene no obstante una operación previa. Pues no hay descubrimiento sin búsqueda. Y precisamente en esa desesperada búsqueda en la que todos y todas estamos en estos tiempos está la razón de tanto tesoro desenterrado. Somos un poco como aquellos que durante décadas han cavado un pozo en Oak Island, al sur de Nueva Escocia. Con cada pequeño trozo de hierro oxidado, con cada pedazo de madera podrida, nos convencemos de que hemos encontrado un galeón hundido o un misterioso escondite templario, cualquier cosa que nos reafirme en que nuestra tarea es cavar y cavar cada vez más abajo, más profundo, excavando un pozo cada vez más estrecho y oscuro.

Así que, para no separarnos de la dinámica, esta semana hemos encontrado una segunda piedra filosofal: la de una reunión en la que lo importante no es la redacción de un Plan de Industrialización que ponga fin a las condenas al exilio a las que viene siendo sometida nuestra juventud, sino la propia reunión en sí y su poder taumatúrgico a la altura de cualquier cónclave de los sabios de Sión.

Puede que algún día descubramos que la piedra filosofal, la que convierte el plomo en oro, sí que existe. Puede que descubramos que somos nosotros mismos y nuestra acción colectiva. Pero puede que sea tarde.
Volver arriba
Newsletter