Publicidad
La pasión en el Húmedo del influencer Oto Vans

La pasión en el Húmedo del influencer Oto Vans

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 11/04/2021 A A
Imprimir
La pasión en el Húmedo del influencer Oto Vans
La historia de la semana Muchos jóvenes leoneses, seguidores de las redes sociales o el concurso ‘Supervivientes’, se sorprendían el encontrar por el Húmedo y otros locales al conocido influencer croata, afincado en España, Oto Vans, uno de los más seguidos del país y con una dura y complicada biografía
«¿Eres Oto Vans?» le preguntaban incrédulos y el aludido lo confirmaba, firmaba autógrafos, charlaba y, en alguno de los casos, acabó de fiesta con los leoneses que se acercaron en los días de Semana Santa que pasó por estas tierras, en compañía de un amigo, con especial presencia en el Barrio Húmedo... En eso no es tan especial como en el resto de sus aficiones o en una biografía realmente dura.

Oto Vans, influencer con más de 400.000 seguidores solo en Instagram, y ex concursante del programa Supervivientes en la edición de 2019, pasó buena parte de las vacaciones se Semana Santa por tierras leonesas, aunque con escasa repercusión en sus redes sociales, en las que solamente colgó algún vídeo por las zonas más emblemáticas de la ciudad pero sin aclarar dónde estaba.

Oto Vans, homosexual, autor de atrevidos y descarados vídeos, de seguidos tutoriales de maquillaje, usa un lenguaje muy directo que le ha supuesto, por ejemplo, ser expulsado de Instagram en media docena de ocasiones, al menos.

Lo más llamativo de Oto es su complicada biografía. De 25 años de edad, nació en Croacia, pero con 5 años abandonó el país junto a su familia pues los Servicios Sociales croatas les iban a quitar el niño por su adicción a las drogas. Ya en España, en Vitoria, vivió 14 años en una asociación que ayudó a sus padres a superar sus problemas. Era un centro ‘religioso’ del que «no podíamos salir porque no teníamos nada; por eso, hasta los 16 años viví sin Internet ni móvil y no pude mostrar mi verdadera condición sexual hasta mi salida del centro a los 18 años. Empecé a hacer el maricón cuando salí de ahí, porque dentro era pecado. Tenía que actuar como si fuera un machito», explicaba en una entrevista en Flooxer.

A partir de un vídeo grabado con uno de sus seis hermanos (cuatro nacidos ya en Vitoria) su fama creció «a acumulo amores y odios a partes iguales», reconoce el joven hispanocroata.
Volver arriba
Newsletter