Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La Obrera

BLOGGINGIR

14/12/2014 A A
Imprimir
La Obrera
La Sociedad de Socorros Mutuos La Obrera de Ponferrada celebra hoy su fiesta anual con entrega de medallas a los socios veteranos, actuación de Solera Berciana y un almuerzo de confraternidad de esos que reconfortan en estos tiempos de tanta desolación e intemperie.

Me han pedido los amigos de La Obrera que diga unas palabras y he aceptado gustoso el brete, que me honra como ponferradino. He leído La historia de La Obrera, de Miguel García, aprendiendo cosas interesantes sobre esta sociedad nacida en 1889, que ha cumplido 125 años, y mantiene encendida la llama del asociacionismo local contra vientos y huracanes.

La Obrera nació como sociedad de socorros mutuos, como otras muchas en una época en la que no existía médico del seguro, y una industrialización no siempre bien entendida provocaba cambios sustanciales en el tejido social de Ponferrada, del Bierzo y de toda España. El ferrocarril, la minería, las comunicaciones alentaron la explosión demográfica durante el siglo XX: la conciencia obrera y solidaria hizo germinar mutuas, sindicatos, seguros médicos o de defunción, formas sencillas pero imprescindibles de sentirse protegidos los trabajadores y sus familias frente a la adversidad, en tiempos duros, incluyendo dictaduras, guerras, represión, hambre y otras calamidades. Ser socio de La Obrera era formar parte de una familia solidaria y generosa.

Luego vino la democracia, la Seguridad Social y una ley que obligó a las Sociedades de Socorros a transformarse en asociaciones culturales: La Obrera cambió su bendito nombre y perdió sus fines benefactores originales y, con ello, buena parte de su esencia. Transitamos alocados por los siete años de vacas gordas del Estado de Bienestar, sin reparar en los catorce años de vacas flacas que ahora sufrimos, en que volvemos a necesitar los socorros mutuos. En vez del ‘Día del Plato único’ o ‘la Gota de Leche’, ahora se llaman cocina económica, Cáritas o bancos de alimentos: si nuestros bisabuelos supieron hacerlo en 1889, quizás ha llegado el momento de reinventar la Sociedad de Socorros Mutuos La Obrera para socorrer a nuestros convecinos más necesitados.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle