Publicidad
La nieve asegura la próxima campaña de riego al 90%

La nieve asegura la próxima campaña de riego al 90%

ACTUALIDAD IR

La nieve asegura más aportaciones a los embalses. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen La nieve asegura más aportaciones a los embalses. | DANIEL MARTÍN
T.G. | 08/02/2018 A A
Imprimir
La nieve asegura la próxima campaña de riego al 90%
Campo Las reservas de agua del Porma y Barrios de Luna están en niveles similares a los de hace un año aunque CHD insiste en el "arrastre de déficit hídrico"
La nieve pone su granito de arena a la próxima campaña agrícola en León. La abundancia de precipitaciones de los últimos días ha servido para hacer acopio de agua con la que poder hacer frente a la próxima campaña de riego de modo que los agricultores comienzan a ver de nuevo las reservas de agua medio llenas y con ello la esperanza de salvar los cultivos y no padecer un año de escasez como el anterior.

«Estamos hablando de que en el caso del Porma tenemos salvada la campaña de riego al 90% y en general, con la cantidad de nieve que hay almacenada y el volumen que ya tienen las reservas, se puede ya augurar que habrá suficiente para regar», explica Matías Llorente, presidente de la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Porma. Llorente vaticina que «con hasta un metro y medio de nieve acumulada en algunas zonas del norte de la provincia de León vamos a poder afrontar una campaña de riego al menos como la del año anterior».

Las previsiones meteorológicas que apuntan a que seguirá nevando, son una noticia esperanzadora para las zonas de regadío que dependen del agua embalsada en el Porma, Riaño y Barrios de Luna, tres de las principales fuentes abastecedoras del agua para los regadíos de León. El Porma está casi al nivel del pasado año con 113 hectómetros cúbicos (al 35,53 por ciento), dos menos de los que tenía en febrero de 2017. En el caso de Barrios de Luna, las reservas de agua son superiores a los de hace un año cuando albergaba 92 hectómetros cúbicos y a día de hoy cuenta con 96, estando al 31,17 por ciento de su capacidad. Tanto Porma como Barrios de Luna están lejos de alcanzar la media de los últimos años que es del 56,92 y 54,42 por ciento respectivamente. En el caso de Riaño, aún le quedan unos cuantos hectómetros cúbicos para alcanzar los 273 que almacenaba hace justo un año y cuenta a día de hoy con 225, de modo que está al 35,10 por ciento de su capacidad.

«La ventaja de este año conforme al pasado es que hay nieve, y entonces a lo largo de la campaña de riego habrá aportaciones a los embalses. El año pasado al no tener reservas de los neveros todo fue sacar agua del pantano sin aportación alguna», señala Llorente que además explica que «este año en el primer riego hay muchas posibilidades de aportar agua de arroyos secundarios para así no tener que desembalsar desde un primer momento y por todo ello podríamos concluir que hay una situación más favorable que el año pasado en las mismas fechas».

Llorente pone la vista ahora en la primera semana de marzo, cuando habrá una reunión en la que se dirá a cada comunidad de regantes la disponibilidad de agua que hay para regar este año los campos. «Este año aplicando la normativa de la Comunidad Europea, y dejando embalses plurianuales tendremos el máximo de asignación con 7.000 metros cúbicos por hectárea declarada», explica. Con ello las zonas que cuentan con riegos automatizados no tendrían ningún problema, que por el contrario «sí lo tendrán quienes riegan por inundación». «También habrá complicaciones para los excluidos ya que con esta cantidad de agua existen muchísimas posibilidades de que no se les pueda dar agua porque no habría la suficiente para cubrir las necesidades de la zona oficial», lamenta.

"Arrastre de déficit hídrico"

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Juan Ignacio Diego Ruiz, afirmó este miércoles que «si seguimos en sequía» será a finales de marzo en las Juntas de Explotación cuando se pongan encima de la mesa los datos de la situación de los embalses y las hectáreas a regar y así «sacar las cuentas» para ver las opciones de planificación en el regadío de los cultivos. Diego Ruiz explicó que esta medida fue una de las conclusiones de la reunión que mantuvieron con la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, todos los presidentes de las confederaciones de cara a la próxima campaña de riego. El presidente de la CHD remarcó que será en cada una de las Juntas de Explotación donde se determinen las medidas a adoptar porque hay zonas que «tiran una campaña con un 60% y otras que tienen que subir del 80%».

Para Ruiz, queda «mucho camino por recorrer» y estamos ante “los dos meses capitales» porque febrero y marzo son tradicionalmente de «buenas entradas de agua embalsada». El problema, aseguró, es el que comportamiento de entradas de agua de los diciembre y enero han sido buenas pero «no especialmente buenas» porque sólo hemos tenido «básicamente las entradas medias del registro histórico y no extraordinarias» con lo que «arrastramos el déficit hídrico» que se acumuló en octubre y noviembre cuando llovió «muy muy poquito».

En opinión de Juan Ignacio Ruiz, lo que ocurra de en los próximos dos meses será fundamental y «tenemos un plazo importante para recuperar» a lo que contribuirán las nevadas caídas en los últimos días. Desde la CHD, están vigilantes para tomar las medidas de desembalses de que sean necesarias en función de la situación de nieve en altura y mantener «unos ciertos resguardos en las presas» para atender mejor las posibles avenidas y «crear los mínimos problemas posibles».
Volver arriba
Newsletter