Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

La Navidad que se anuncia con fuego y castañas

VERANOIR

El fuego, las castañas y los vecinos, es el Sábado Castañero. | MARÍA CARRO Ampliar imagen El fuego, las castañas y los vecinos, es el Sábado Castañero. | MARÍA CARRO
Loli Rodil Osorio | 19/12/2015 A A
Imprimir
La Navidad que se anuncia con fuego y castañas
Tradiciones El Sábado Castañero es una vieja tradición festiva de Riello, en Omaña, con la que el sábado anterior a Navidad las gentes iban a la feria y asaban las castañas
Es Riello tierra de ferias, desde antiguo. Y de las más nombradas era la del Sábado Castañero, la semana (el sábado) anterior al día de navidad, siendo la más concurrida y famosa de Omaña y todo su contorno, al menos en esta época del año.

Consistía en un mercado de compra - venta de toda clase de artículos de vestir, aperos de labranza, calzados y comida. A Riello se acercaban ese día gentes de la , Valdesamario, Soto y Amío, la Cepeda, Murias de Paredes, Babia, Luna, Las Omañas etc. y, por supuesto de la mayoría de los pueblos de Riello.

Ya el día anterior arribaban al pueblo algunos de los vendedores, sobre todo aquellos que venían de puntos más lejanos, como los castañeros del Bierzo, que antiguamente, cuando el acarreo de mercancías se hacia a lomos de mulos, entraban en Omaña desde el berciano pueblo de Campo de Martín Moro subiendo por el Campo de Santiago, hasta llegar a Fasgar y tras atravesar todo el Valle Gordo continuaban hasta Riello.

A primera hora de la mañana comenzaban a colocar sus pequeños puestos al rededor de la iglesia y la carretera. La mayor parte de los visitantes, accedían a Riello andando y los que venían de lugares más lejanos en caballerías o en carro, si lo que traían a vender o pensaban comprar eran artículos pesados.

El postre


La gente del lugar aprovechaba para procurarse alguna vianda extraordinaria para las fiestas de Navidad, no muchas ya que había poco dinero y se hacían todos los dulces y de más viandas en casa. Lo que sí adquirían siempre eran castañas, que como en Omaña apenas las había, este era un fruto muy apreciado en la comarca. Todas las familias compraban, según las posibilidades económicas que cada cual tuviera, unos, varios kilos y otros solo unas pocas, pero era raro que en las fiestas navideñas en las casas de la comarca no se comieran castañas como postre. De ahí el nombre de esta antigua feria.

Si había alguna boda cercana era frecuente aprovechar a comprar en esta feria las donnas que el novio regalaba a su novia. También era un día propicio para que aquellas personas que tuvieran alguna prenda de vestir nueva la estrenasen, sobre todo las mozas.

Si había alguna boda cercana era frecuente aprovechar a comprar en esta feria las donnas que el novio regalaba a su noviaEl mercado propiamente dicho duraba hasta la hora de comer, los que vivían en pueblos cercanos se iban a almorzar a sus casas, los demás comían algo en las cantinas o del fiambre que traían de casa y en los puestos de las castañeras alguna castaña asada. También los feriantes se iban marchando, aunque quedaban abiertas hasta el anochecer las entonces numerosas tiendas del pueblo.

Por la tarde había un concurrido paseo por la carretera y juego de bolos. Al atardecer la gente mayor se iba hacia sus pueblos, solo quedaban mozas y mozos para asistir al baile que se hacia hasta la hora de cenar. Este consistía en jotas, baile chano, valses y en los últimos años pasodobles, que tocaban las estupendas pandereteras que siempre hubo en Omaña. A partir de los años 30-40 se incorporo el acordeón y el baile ya se hizo también al son de su música.

Después de la cena la fiesta continuaba en casonas y cantinas. Ya tarde los mozos de cada pueblo se juntaban para marchar hasta sus casas.

El Sábado Castañero duro hasta los años 50-55 en que la gente y el comercio adquirieron otra forma de vivir, de comprar, de vender y de desplazarse con otros medios de transporte. También jugó un papel importante para su desaparición el gran descenso demográfico, haciendo de esta feria que durante siglos fue importante para mucha gente se extinguiera totalmente y en muchos años solo perdurara en el recuerdo.

Recuperar la tradición


Fue Luis Arias de la Asociación Cultural Omaña, quien quiso rememorar un poco esa fiesta que en tantas ocasiones había escuchado nombrar a su abuelo y organizó un Sábado Castañero que aunque no tenia casi nada que ver con el de antaño, sirvió como evocación y para darlo a conocer a la gente más joven. Así el 17 de diciembre del 1988, al anochecer hubo un pasacalles por las calles de Riello, al son de la dulzaina y el tamboril y posteriormente un animado baile en lo que fueron las escuelas del pueblo y que ahora es un salón de actos multiusos. Como recordatorio a falta de puestos de castañas y de castañeras se entregaron a todos los asistentes unas castañas en un cacharrito de barro.

Posteriormente, hacia 1997-98 otra asociación, Ares de Omaña, también organizó durante varios años en Riello ‘Sábados Castañeros’ con diferentes actos, incluidos pregones a cargo de diversos ponentes, que recordaron aquellos tiempos lejanos y tan diferentes a los actuales. Desde hace unos años ha vuelto de nuevo a celebrarse el Sábado Castañero. Es una fiesta que el pueblo realiza en recuerdo de aquella gran feria. Hay varios actos entre los que destaca una gran fogata donde se asan castañas para todos los asistentes, algún acto cultural y unos puestos de objetos de artesanía.

De esta manera el Sabado Castañero quedara en la memoria de las generaciones actuales y esperemos que en las futuras, así sobre todo los descendientes de estas tierras, sabrán que hubo una feria con ese nombre que fue muy importante para nuestros antepasados.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle