Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La mitad de los universitarios leoneses consumen cannabis

La mitad de los universitarios leoneses consumen cannabis

ACTUALIDAD IR

Equipo de investigadores que forman parte del Proyecto uniHcos. Ampliar imagen Equipo de investigadores que forman parte del Proyecto uniHcos.
Víctor S. Vélez | 21/04/2019 A A
Imprimir
La mitad de los universitarios leoneses consumen cannabis
Universidad Las drogas 'duras' llegan a un 10% del alumnado de la ULE, la cual presenta una adicción superior a la media nacional
Un estudio realizado en una decena de universidades españolas, enmarcado en el Proyecto uniHcos, revela un elevado consumo de sustancias estupefacientes en la Universidad de León (ULE). Los universitarios leoneses se sitúan por encima de la media nacional y la mitad de ellos han consumido drogas alguna vez en su vida.

El consumo de cannabis es el principal y un 54 por ciento de los universitarios leoneses y un 42 por ciento de las universitarias confiesan haberlo probado. Por su parte, el haber fumado marihuana en el último año se rebaja al 52 por ciento en ellos y al 39 por ciento en ellas. En cuanto a un consumo regular, probar los porros en el último mes, los hombres de la ULE lo realizan en un 50 por ciento y las mujeres en un 36. Por lo tanto, existe una notable prevalencia del género masculino en la adicción al cannabis en el Campus de Vegazana.

Los porcentajes de consumo de marihuana en la ULE se sitúan por encima del resto de universidades objeto de estudio en el Proyecto uniHcos. Un 49,2 por ciento de los jóvenes universitarios españoles han probado el cannabis alguna vez en su vida, cerca de cinco puntos por debajo de los leoneses. No obstante, el 42 por ciento de mujeres que han probado drogas algunas vez permanece invariable en el caso nacional y local. En el caso del consumo en el último año, ellos presentan cinco puntos más en la ULE que en el resto de universidades y regularmente en el último mes algo más de cuatro puntos por encima del resto de universidades del estudio.

Llama la atención que mientras los universitarios de León fuman más porros que en el resto de España, en el caso de las mujeres se invierten las tornas. Las universitarias leonesas consumen menos marihuana que las del resto de España. El estudio muestra que en el último año el consumo entre las chicas del Campus de Vegazana es de 1,2 puntos menos que en el global del análisis y, en el último mensual de 2,5.

Drogas ‘duras’ en la ULE

Aunque el cannabis es la droga ilegal más consumida entre los universitarios, en este estudio fueron evaluadas otras sustancias como son las drogas estimulantes o depresivas del sistema nervioso central. En relación al primer grupo de sustancias estimulantes (cocaína, éxtasis, speed y alucinógenos) las prevalencias de consumo encontradas rondan el siete por ciento entre los universitarios leoneses y, nuevamente, son superiores en los hombres que en las mujeres. Por el contrario, en el caso de sustancias depresivas (GHB, heroína y opiáceos), las cifras son bastante inferiores, por debajo del uno por ciento, sin distinguirse un patrón de consumo por género. Otro grupo de drogas ilegales analizado han sido los tranquilizantes sin receta, cuyo consumo en la ULE se establece en un por ciento en ambos sexos.

Respecto al patrón de consumo, los responsables del estudio sí que aseguran haber observado un policonsumo de drogas ilegales más frecuente en los hombres, en los cuales alrededor de un 11 por ciento ha consumido dos o más sustancias ilegales alguna vez en la vida, que baja a un 9,8 por ciento en el último año y en el último mes. Las cifras se reducen en el caso de las mujeres, cuyo consumo combinado de cannabis y otras drogas alguna vez en la vida es del 7 por ciento, del 5,9 por ciento en el último año y el 5,6 por ciento en el último mes.

Por otra parte, el estudio también ha analizado la relación entre el apoyo familiar, medido a través del cuestionario Apgar familiar, y el consumo de drogas ilegales. Los resultados muestran que la prevalencia de consumo se incrementa a medida que decrece el apoyo familiar. Por otra parte, la residencia durante la etapa universitaria es primordial, observando en los resultados de este proyecto como aquellos estudiantes que viven en el hogar familiar tienen una prevalencia de consumo de cannabis menor que los que se alojan durante el curso académico en residencias universitarias.

Vicente Martín, Tania Fernández, Verónica Dávila, Lidia García, Antonio Molina de la Torre y Jorge Arias de la Torre son los nombres propios de este estudio sobre jóvenes y adicciones en el que se han analizado además de León, las universidades de Granada, Salamanca, Vigo, Jaén, Valladolid, Alicante, Huelva, Valencia y Castilla-La Mancha. Tania Fernández asegura que llevan trabajando en este estudio ocho años y han testado a más de 10.000 personas de hasta 25 años. «Los resultados de nuestro estudio muestran un consumo bastante más alto que otros. Normalmente, los que se hacen de jóvenes son entre 15 y 35 años, sin restringirlo al ámbito universitario», asegura esta investigadora de la Universidad de León.

Volver arriba
Newsletter