Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La mina vive en la escuela

La mina vive en la escuela

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 11/12/2018 A A
Imprimir
La mina vive en la escuela
Educación La iglesia vieja de Cistierna acoge estos días una exposición bastante singular, la minería es el eje central pero desde la mirada de los niños de Primaria del Colegio de Cistierna, que ya no conocieron este oficio y por eso se lo van a explicar en clase antiguos mineros
"Es triste, pero los únicos mineros que ven en todo el año estos niños es cuando pasamos nosotros por el colegio, vestidos con los monos y los instrumentos y herramientas de trabajo, para contarles lo que fue la mina". Lo cuenta, con cierta pena, Goyo, presidente de la hermandad de Santa Bárbara de antiguos mineros de Cistierna, casi todos ex trabajadores de Hulleras de Sabero y Anexas, aquella que llamaban «la empresa» y que ya cerró sus puertas en un lejano año 1991.

Los trabajadores de la Hermandad pasan cada año el día de Santa Bárbara por las aulas y les llevan a los chavales unas bolsas de caramelos, «por mantener un detalle que era tradicional en estas tierras, y queremos que al menos eso no se pierda, al menos mientras esta Hermandad siga con vida».

A cambio, los niños del colegio realizan cada año trabajos relacionados con la mina y la minería, la interpretación de aquellas cosas que les han contado. Y todas las obras se incorporan a esta exposición anual que este año no faltó a su cita: La maqueta de un pozo con todos sus detalles realizada por un niño marroquí, un diccionario de términos mineros con ilustraciones para hacerse una idea de aquel mundo; muchas fotos antiguas que recogen en sus casas, pues en casi todas hay algún ex minero... Y así es como la mina aún vive, por unos días, en la imaginación de los niños.
Volver arriba
Newsletter