Publicidad
La miel más cara de Europa es berciana y se llama 1005

La miel más cara de Europa es berciana y se llama 1005

ACTUALIDAD IR

La nueva miel ya tiene cara y se ha presentado por primera vez en Camponaraya. | MAR IGLESIAS Ampliar imagen La nueva miel ya tiene cara y se ha presentado por primera vez en Camponaraya. | MAR IGLESIAS
Mar Iglesias | 26/10/2019 A A
Imprimir
La miel más cara de Europa es berciana y se llama 1005
Agroalimentación Acaba de presentarse en Camponaraya pero no se venderá hasta el próximo año/ Destaca por su calidad y cada kilo costará 150 euros
Con la miel en los labios ha dejado la presentación de la que es la miel más cara de Europa y la segunda más cara del mundo y que se realiza en el Bierzo, con el cuidado mimo de 13 socios de la Asociación Apícola de la comarca. Con el nombre 1005, que designa el color de la miel, se dio a conocer en la II Feria de la Miel que vive Camponaraya estos días, pero sin venderse aún, porque este año no hay producción para ello “recogeremos encargos para el próximo año”, explicó el presidente de la agrupación cooperativa, Javier Morán. Sí dejó claro que que cada kilogramo de esta miel cueste 150 euros tiene que ver “con sus estandartes de calidad y trazabilidad. El precio va acorde con la miel, que no es solo una, sino de tres tipos, una mezcla de primavera, 80% de castaño, y otra de roble y encina”. Todas ellas ecológicas y con sello Halal, que permite su suministro a países musulmanes.

Ese sello solo lo tiene esta miel en toda España y lo ha conseguido tras cumplir requisitos duros “son como el ecológico pero se endurecen por las contaminaciones”. Las colmenas no pueden estar a menos de tres metros de naves de porcino, por ejemplo, ni tener contacto a lo largo de su traslado, con productos alcohólicos, entre otras cosas “y eso también hace que se encarezcan los costes”, dice Morán. “Lo que le diferencia es la calidad de trazabilidad del producto, no hay nadie que lo haga desde la colmena” hasta que llega al consumidor. “No hay nada en esa miel al que se le pueda sacar un pero”, dice, en un año en el que la producción, eso sí “casi ha sido nula”, por las condiciones climatológicas.

No obstante, el sector ha crecido en el Bierzo sumando a la agrupación 5.700 colmenas y elevando un 50% el número de socios. En este momento alcanzan las 10.000 colmenas y han sumado cuatro socios.

Pero además, la previsión es que se siga incrementando con Camponaraya como aliada, ya que prevé poner en marcha en breve un laboratorio agroalimentario de referencia a nivel nacional. El alcalde de la localidad y también presidente de la Diputación, Eduardo Morán aseguró que en 2020 estará en marcha. Destacó además el “buen trabajo del sector, al que las administraciones debemos apoyar”, aseguró, porque ayuda a fijar población en el entorno rural. “El sector es pujante, trabaja por la calidad" y augura que pronto tenga sello de calidad. "Han hecho un trabajo muy importante en poco tiempo”, dijo.

La II Feria de la Miel, que acoge el Recinto ferial de Camponaraya estos días, cuenta con 17 stands, cuatro más que el año pasado y en ella participan productores de Asturias o de Aragón.

El presidente nacional de cooperativas apícolas, Santiago Canete, estuvo en la cita, como testimonio de un referente para la cooperativa berciana, la de Salamanca, número uno de exportación y producción de poleo. Asegura Canete que esta feria hace “cultura de la miel”. Destacó sobre todo el proyecto cooperativo berciano “creo que tiene futuro y va a ser un proyecto fuerte y necesario”, dijo.

La miel 1005 viaja ahora para presentarse en Suecia en otra celebración sectorial el próximo 12 de noviembre.
Volver arriba
Newsletter