Publicidad
La metáfora de los tiempos

La metáfora de los tiempos

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 21/04/2021 A A
Imprimir
La metáfora de los tiempos
Nada hace más feliz a un niño que encontrar un charco o un barrizal y, con su madre descuidada, meterse en él, embarrarse, embadurnarse, ponerse pingando, ensuciar la cara y poner cara de niño bueno cuando su madre despierta de su descuido y grita a la vez que pregunta: «¿Pero qué has hecho? ¿Tú ves cómo te has puesto?».

El niño no dice nada y pone cara de travieso pero las respuestas son más que evidentes, claro que sabe lo que ha hecho y cómo se ha puesto, no en vano es él quien lo ha hecho.

- Vas a la lavadora con la ropa puesta; es la amenaza que jamás se cumple.

En un corral de gallos, después de días de lluvia, los ‘gallos’ reales son los cachorros de mastín que allí se están criando, en convivencia con gallos y gallinas, y felices de poder chapotear sin control hasta que llega la manguera del dueño.

Pero son niños sin control. Y perros que aún no han entendido las enseñanzas que poco a poco recibirán con cada regalo para ir asimilándolas. Por ello, se hace difícil de entender que nos crean con la capacidad de análisis de los niños o el escaso sentido común de los cachorros y se empeñen en meternos cada mañana, cada día, cada telediario en un lodazal sin sentido en el que escupen su barro en todas las direcciones para que nos sumemos a su juego.

Sucio, por supuesto.
Volver arriba
Newsletter