Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La marquesina se rearma 156 años después

La marquesina se rearma 156 años después

ACTUALIDAD IR

Imagen de vídeo
Alfonso Martínez | 11/06/2019 A A
Imprimir
La marquesina se rearma 156 años después
Infraestructuras Adif monta las columnas y las cerchas de la histórica estructura que cubrió los andenes de la antigua estación y ahora hará lo propio con parte del paseo peatonal sobre el soterramiento
Luce como nueva a sus casi 156 años de edad. La histórica marquesina de la antigua estación de trenes se rearma después de haber sido desmontada y restaurada para permitir la ejecución del cajón ferroviario que hará posible el soterramiento del AVE a su paso por la ciudad de León.

Los operarios encargados del proyecto se afanan estos días en la colocación de las columnas y las cerchas de la estructura que cubrió los andenes de la antigua estación desde el día de su inauguración –el 8 de noviembre de 1863– y que en unos meses va a hacer lo propio con el paseo peatonal que se ejecutará en superficie sobre el tramo soterrado y que abarcará desde la avenida de Palencia hasta Doctor Fleming, donde habrá un mirador para poder contemplar los trenes en el momento en el que empiecen a salir a la superficie.

La marquesina, que es de acero roblonado y tiene unidas todas sus piezas con remaches y sin un solo tornillo siguiendo el ejemplo de Eiffel en su torre parisina, pasó de 60 a 90 metros de longitud en la década de los 80 para cubrir la ampliación de la estación. Cuenta además con la protección del Inventario del Patrimonio Histórico Industrial de la provincia de León, elaborado por la Junta en el año 2009.

El caso es que –pese a que en las fase de planificación del soterramiento llegó a plantearse un cambio de ubicación y gracias a la insistencia del Ayuntamiento de León– la marquesina vuelve a su sitio en todo su esplendor y será más visible para los vecinos y visitantes. Y ello será así por el paseo peatonal y también porque hace algo más de un año se derribó el edificio anejo a la antigua estación. En su día fue la estafeta de Correos y se construyó en los años 70, aunque dos décadas después perdió su función original tras la supresión del transporte postal por ferrocarril. Es por eso los más jóvenes la recordarán más bien como pizzería. Su derribo llegó tras una petición cursada por el alcalde de la ciudad, Antonio Silván, y respaldada por la Asociación Ferroviaria Cultural ‘Reino de León’. El objetivo fundamental pasaba por poner en valor la fachada sur de la vieja estación –que sigue sin tener un uso definido– y permitir una mejor visión de su marquesina.

Las obras de integración

De forma paralela al montaje de la histórica marquesina, los trabajos de la integración del AVE se centran fundamentalmente en el interior del cajón ferroviario y en la ampliación de la estación actual, que ganará metros para dar servicio a los nuevos andenes soterrados.

Adif adjudicó el pasado 1 de marzo el montaje de la vía que dará continuidad hacia el norte a la nueva plataforma y las instalaciones de señalización y telecomunicaciones con plazos de ejecución de cuatro y ocho meses, por lo que no será al menos hasta final de año cuando el soterramiento sea una realidad.
Volver arriba
Newsletter