Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
La manada somos nosotras

La manada somos nosotras

OPINIóN IR

21/11/2017 A A
Imprimir
La manada somos nosotras
Toda persona tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona», así de claro lo expresa el Art.2 de La Declaración Universal de los Derechos Humanos , declaración que sistemáticamente se incumple en cualquier país gobernado desde el poder y la dominación patriarcal, no podemos decir que una sociedad avanza cuando la mujer sigue estando sometida a un machismo in crescendo que ejerce la violencia en todas sus facetas desde la agresión física, la violencia sexual, la psicológica y la económica. Es de obligado cumplimiento que el Estado garantice la vida, la libertad y la seguridad de las mujeres incluso dentro de su entorno familiar, al igual que el poder judicial garantice que la víctima no se la considere como culpable de la agresión sufrida, sabemos que la justicia no es igual para ricos y pobres, ni para poderosos o gente normal, pero desde el ámbito de una Justica Patriarcal, las mujeres siempre tienen que justificar más, siendo las que más pierden.

Da la sensación que desde el poder, se mira para otro lado, abandonando el trabajo diario para llevar a cabo políticas que favorezcan a las clases sociales más desprotegidas, desde hace ya un tiempo todo el peso y toda la manipulación mediática van en una sola dirección, con casi 24 horas al día hablando del exilio de Puigdemont y poco más, quizás para tapar sus vergüenzas sobre la Gurtel , sobre los recortes en sanidad, sobre cómo han vaciado el Fondo de Reservas de las Pensiones, sobre como privatizan la educación en manos de los que en vez de educar adoctrinan..., mientras, Las manadas acuden con el único criterio de pasarlo bien, violando a una joven, despeñando a un jabalí, agrediendo a un homosexual, linchando por linchar, necesitamos urgentemente que las mujeres llenen las calles para iniciar una pacífica Revolución Feminista, donde la igualdad y el respeto sea la bandera de esta atípica patria, que condena a los más desprotegidos.
Volver arriba
Newsletter