Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La lucha de los apicultores por el sello de la miel berciana se para por la corta cosecha

ACTUALIDADIR

La miel es un producto de futuro para la comarca berciana, que cada vez suma más apicultores. | ICAL Ampliar imagen La miel es un producto de futuro para la comarca berciana, que cada vez suma más apicultores. | ICAL
Mar Iglesias | 25/09/2016 A A
Imprimir
La lucha de los apicultores por el sello de la miel berciana se para por la corta cosecha
Agroalimentación Los costes de la tramitación no lo hacen viable con un recorte del 50% de la producción
La climatología ha dejado diezmada la producción de miel en el Bierzo este año. «Estamos a la mitad de lo que deberíamos tener», dice el presidente de la Asociación Leonesa de Apicultores, Javier Morán, que echa cuentas con las más de 12.000 colmenas adscritas a la agrupación desde el Bierzo y que han dado a luz a un millón de kilos de miel. Las lluvias de abril y mayo y el calor, que secó las flores con temperaturas muy altas es el causante de esa merma, pese a que el número de productores va a más año tras año. Según Morán, en los últimos cinco años el crecimiento se consolida en los 52 apicultores bercianos cada año para completar los 820, la mitad matemática de los 1.640 que hay en toda la provincia. Su distribución está clara: son las pequeñas poblaciones y en un bajo número de colmenas las que crecen en la comarca, donde, reconoce Morán, la calidad de la miel está asegurada «en el Bierzo es raro no tener buena miel. La tenemos de cuatro variedades, castaño, roble, encina y brezo» y podrían incluirse como monoflorales en lugar de multiflorales como se hace. En la provincia hay 68 profesionales de la apicultura y menos de la mitad son bercianos. Estos son los que mayor número de colmenas tienen, entre 80 y 100, aunque lo común es que estén en una media de 40, según Morán.

Marca de calidad a la espera

Aunque Morán asegura que lleva cinco años estudiando la posibilidad de la que miel leonesa tenga marchamo de calidad, con la peculiaridad que, dentro de él, la Miel del Bierzo tenga su propia marca, no lo ha conseguido «es muy cara la tramitación», dice. Por eso, otra de las solicitudes de los apicultores a la Junta será que esos trámites se abaraten y así poder contar con un marchamo con el que poder comercializar un producto que, en el caso berciano, se va a Alemania principalmente, además de surtir a la propia comarca. Allí se escoge la miel de la comarca por encima de la del sur de nuestro país por la calidad «y se paga», dice Morán.

Los precios este año están entre los 7 y 8 euros el kilo envasado y entre los 3,40 y 3,50 la que se vende a granel. Es un precio «adecuado y asumible», dice Morán. Ayer se habló de miel en León, donde se desplazaron los socios bercianos de la Asociación de Apicultores para escuchar la conferencia sobre «La calidad de los productos apícolas» impartida por el director de los laboratorios Apinevada de Granada.

En busca de la primera Asociación en Defensa Sanitaria de la comunidad

La Asociación Leonesa de Apicultores estudia conseguir que la Junta le de el visto bueno para formar una Asociación en Defensa Sanitaria, que permita hacer planes de actuación sobre las enfermedades comunes que afectan al sector. Este tipo de agrupaciones no se dan en este espacio apícola habitualmente y suelen realizarse en el mundo ganadero, pero Morán considera que sería un paso adelante fundamental, sobre todo de cara a la llegada de la vespa velutina, el depredador insecto que aún no ha tocado la comarca, pero al que se  espera con miedo. Morán asegura que «llegará», pese a que se realizan catas periódicamente para detectar nidos y proceder a su eliminación.

Por el momento no se ha detectado la plaga en la comarca, pero Morán tiene claro que entrará «no sé si será este otoño o para la primavera, pero está en Galicia», dice. Sí reconoce que la Junta ha activado los protocolos de detección pertinentes «porque no hay nada más»,  afirma. Si llega, asegura que arrastrará la mayor parte de las colmenas que existen por lo que localizar nidos y eliminarlos de inmediato es fundamental. Para poder formar esa ADS, que sería la primera que se crea en este sector en Castilla y León, la principal traba que encuentra la agrupación es la cantidad de colmenas asociadas con las que cuenta. Pese a que existen unas 42.000, en la asociación hay 26.000 y se requiere superar las 30.000 para poder optar a esa ADS. Por eso, lo primero que hará la agrupación leonesa es solicitar el rebaje a 25.000 de la Junta de Castilla y León, con el fin de acelerar el proceso, ya que, Morán asegura que, de cara al próximo año, sí cumplirán con esas cifras «si seguimos el ritmo de altas actual», dice.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle