Publicidad
La lesión de Salinas deja tocada a la Deportiva

La lesión de Salinas deja tocada a la Deportiva

DEPORTES IR

Néstor Salinas, durante un partido en El Toralín. | A. CARDENAL Ampliar imagen Néstor Salinas, durante un partido en El Toralín. | A. CARDENAL
A. Cardenal | 20/11/2017 A A
Imprimir
La lesión de Salinas deja tocada a la Deportiva
Fútbol / Segunda División B El mediapunta se rompió el tendón rotuliano de la rodilla y se perderá lo que queda de curso, una baja que trastoca una plantilla ya corta de por sí
La Deportiva sigue sin levantar cabeza. El conjunto berciano sufrió este domingo ante el Celta B su segunda derrota consecutiva, poniendo fin a una racha de dos triunfos seguidos en un Toralín que por momentos se revolvió contra su equipo y llegó a corear con «olés» los pases de los jugadores blanquiazules con el 0-2 en el marcador.

Pero eso no fue lo peor. Tampoco que a solo cuatro jornadas del final de la primera vuelta, los de Carlos Terrazas solo hayan ganado tres partidos en Liga y sigan hundidos en la zona de descenso. Ante el filial vigués, una plantilla que en varias jornadas, por lesiones o sanciones, no ha dado ni para completar una convocatoria de 18 futbolistas, ha quedado diezmada.

El mediapunta, Néstor Salinas, tuvo que ser sustituido apenas quince minutos después de entrar al terreno de juego y abandonó el campo en camilla. Se temía una lesión grave y el diagnóstico ha sido el peor posible: rotura del tendón rotuliano de su rodilla izquierda.

Así, el ex de Mirandés y Mallorca se perderá lo que queda de temporada, una lesión que se produce cuando empezaba a tener protagonismo en el esquema de Carlos Terrazas, convirtiéndose en el jugador número doce e incluso siendo titular en seis partidos.

Esta lesión es considerada como una de las peores que puede sufrir un futbolista. El tendón rotuliano une el cuádriceps con la tibia y juega un papel fundamental a la hora del golpeo de balón, por lo que no han sido pocos los futbolistas que han visto truncada sus carreras.

Pero la vuelta es posible. El mejor ejemplo es el de Ronaldo Nazario. El considerado mejor delantero de la historia primero se lo rompió parcialmente, siendo baja seis meses, y en su reaparición se lo rompió totalmente, siendo baja durante el año siguiente. Aún así, logró ganar un Mundial y volver a ser Balón de Oro.
Volver arriba
Newsletter