Publicidad
La Junta vuelve a proyectar la tala del bosque de eucaliptos en Valporquero de Rueda

La Junta vuelve a proyectar la tala del bosque de eucaliptos en Valporquero de Rueda

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
David Rubio | 23/05/2022 A A
Imprimir
La Junta vuelve a proyectar la tala del bosque de eucaliptos en Valporquero de Rueda
Medio Ambiente Se trata del tercer intento de acabar con este arboreto con especies de Australia y Nueva Zelanda que fueron plantadas para un experimento en los sesenta
Ha pasado más de un año desde que el servicio de Medio Ambiente de la delegación territorial de la Junta de Castilla y León proyectara la tala de un boque de eucaliptos que se encuentra en el monte perteneciente a la localidad de Valporquero de Rueda. Se trata de una plantación especialmente curiosa, única, que nació a finales de los sesenta en un proyecto de Patrimonio Forestal y que ocupa ocho hectáreas de monte. Su valor medioambiental ha hecho que desde la Universidad de León se haya puesto en marcha algún estudio para determinar sus principales características, además de que se ha convertido en todo un atractivo para los habitantes y visitantes de la zona, muchos de los cuales no conocían la existencia de este peculiar bosque antes que surgieron las noticias sobre su posible tala.

El interés levantado por parte de numerosos leoneses y la oposición frontal de la junta vecinal de Valporquero de Rueda, a la que pertenece el terreno, hizo que el proyecto de tala de estos inmensos árboles se paralizase. Sin embargo, el pedáneo de esta localidad leonesa, Aitor Juanes, advierte de que han vuelto a recibir una notificación de la Junta de Castilla y León para anunciar la inminente tala de los eucaliptos. “Parece que el único beneficio que ven es quitarlos, y argumentan para ello el riesgo de incendios, un riesgo que obviamente existe por el principal motivo de que lo tienen completamente abandonado, no han desbrozado la zona en años, pero también existe el mismo riesgo en toda la zona, donde mayoritariamente hay pinos”.

Juanes recuerda que ya hubo otro intento por parte de la Junta en octubre, y que también fue paralizado. “No hay ningún beneficio para el pueblo, no aporta nada porque lo han sacado con una licitación muy baja, casi nos quieren dar a entender que nos hacen un favor por talarlos”. Desde la Junta se pretende que los montes de la zona pasen a ser de utilidad pública, que desaparezca el actual consorcio, algo con lo que desde el pueblo tampoco están de acuerdo porque quieren seguir gestionando, como hasta ahora, las suertes de leña y la caza. “Han causado destrozos en otras zonas del monte, han arrasado arcas (montones de piedra que se usaban antiguamente para delimitar el monte) y ahora quieren acabar con los eucaliptos como ya pretendieran dos veces antes”, añade el pedáneo de Valporquero de Rueda.

Los eucaliptos del que se conoce como Arboreto de Rucayo, por el nombre del paraje, no tienen nada que ver con los ejemplares que se pueden ver en Galicia, Asturias u otras zonas de costa. Se trata de especies traídas desde Nueva Gales del Sur (Australia) y Tasmania, que costaron 80.709 pesetas de la época (10.088 por cada hectárea) y fueron plantados allí hace más de medio siglo, a finales de la década de los sesenta, dentro de un ensayo promovido por Patrimonio Forestal del Estado que consistía en la plantación de estas exóticas especies en dos puntos de la península: Huelva, donde hoy es visitable el bosque y se ha convertido en un recurso turístico, para comprobar su comportamiento en un clima cálido; y León, donde se eligió este terreno situado en el monte de Valporquero de Rueda, hoy perteneciente al Ayuntamiento de La Ercina, para completar el ensayo con un clima frío.

Este peculiar bosque de eucaliptos, que llegó a contar incluso con una estación meteorológica para el estudio de las condiciones climatológicas, ocupa ocho hectáreas distribuidas en ocho parcelas de 100 x 100 metros, separadas entre sí por pasillos o cortafuegos de 15 metros que fueron realizados con pala bull-dozer. El primer ensayo se realizó con 10 especies procedentes de los viveros de Lourizán (Pontevedra) y Grimaldo (Cáceres), y varias de aquellas especies fueron un fracaso que se subsanó con la introducción de cuatro nuevas especies en cuatro de aquellas parcelas.
Volver arriba
Newsletter