Publicidad
La Junta Vecinal de Navatejera tiene una deuda de 1,8 millones

La Junta Vecinal de Navatejera tiene una deuda de 1,8 millones

ACTUALIDAD IR

La construcción de la Casa de Cultura de Navatejera es una de las obras que aún se adeuda. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen La construcción de la Casa de Cultura de Navatejera es una de las obras que aún se adeuda. | SAÚL ARÉN
Sergio Jorge | 06/10/2019 A A
Imprimir
La Junta Vecinal de Navatejera tiene una deuda de 1,8 millones
Área metropolitana La pedánea, la socialista Berta Llamazares, prevé llegar a un acuerdo con las empresas a las que se debe más y con los bancos para solicitar créditos para pagar
La situación económica de la Junta Vecinal de Navatejera sigue siendo muy preocupante. La pedanía tiene actualmente cerca de 1 millón de euros de deuda a varias empresas, en especial a dos constructoras, pero precisamente estas compañías llevaron a los juzgados estos impagos, por lo que la obligación de pagar intereses ha hecho que la deuda total ascienda a 1,8 millones de euros.

Ante esta tesitura, la nueva pedánea, la socialista Berta Llamazares, ha diseñado un plan para rebajar la cuantía y ordenar la deuda, con el objetivo de que se pueda superar este problema y a la vez la Junta Vecinal esté en posición de incrementar los ingresos de forma paralela. Para ello en primer lugar prevé llegar a acuerdos con las dos principales empresas a las que se debe una mayor cantidad de dinero, que son las que supusieron la construcción de la Casa de Cultura, el frontón y su cubierta y la reforma del tejado del polideportivo y la piscina.

Son obras que se culminaron hace años pero cuyas facturas aún están pendientes (son de 2003 y 2008), de ahí que fueran judicializadas y la Junta Vecinal tenga que hacer frente a los intereses.

Una vez que Llamazares logre llegar a acuerdos con estas compañías, el siguiente objetivo es negociar con los bancos la concesión de créditos para abonar estas deudas, para así ordenar los pagos y poder hacer frente a un plan a medio plazo con el que se ponga fin a estas deudas. Pero no solo se debe a dos constructoras, ya que hay impagos de hace años a abogados, a una junta de compensación por una parcela, al Ayuntamiento de Villaquilambre (al que se va abonando una cantidad mensual) e incluso a la Seguridad Social, lo que aumenta el riesgo de que la pedanía pudiera ver cómo se le embarga alguna de las propiedades o los ingresos por algunos de sus múltiples servicios.

Aquí entra en juego una de las claves para lograr la recuperación económica de la Junta Vecinal. Llamazares apunta que actualmente «el 80% del presupuesto es gracias a los ingresos por el polideportivo».Son unas cuentas que este año ascienden a 650.000 euros, pero la dirigente socialista está convencida de que se pueden incrementar los servicios de esta infraestructura y con ello la cantidad de dinero que reciba la pedanía, por lo que habría más dinero tanto para inversión como para saldar las deudas actuales. De hecho, ya se está estudiando cómo modificar las actividades y tarifas de este espacio para así lograr un incremento de los socios, puesto que actualmente son más de 1.100 y se podrían sumar más.

Otro de los deberes pendientes de la Junta Vecinal y que Llamazares espera solventar antes de fin de año es la presentación de las cuentas de 2016, 2017, 2018 y 2019, ya que no se ha hecho este trámite en el anterior mandato, de ahí que la dirigente socialista esté trabajando en esta materia. Además, espera también poder presentar en breve el presupuesto del año 2020, con el que guiarse durante el próximo ejercicio y así ordenar más si cabe las cuentas de la pedanía, una de las que más población tiene de toda la provincia y que por ello mismo tiene «un gran potencial», según apunta.
Volver arriba
Newsletter