Publicidad
La Iglesia y el escándalo del abuso sexual

La Iglesia y el escándalo del abuso sexual

OPINIóN IR

30/04/2019 A A
Imprimir
La Iglesia y el escándalo del abuso sexual
A raíz de la reciente cumbre sobre abusos de menores en la Iglesia, el Papa emérito, Benedicto XVI, redactó unas reflexiones sobre las raíces de estos escándalos. De acuerdo con la Secretaría de Estado y el Papa Francisco, las destinó a que se publicaran en la revista alemana Klerusblatt.

En un artículo de doce páginas que animo a leer, recuerda cómo del 21 al 24 de febrero, los presidentes de las conferencias episcopales del mundo se reunieron en el Vaticano para discutir la crisis de fe y de la Iglesia, una «crisis palpable en todo el mundo tras las chocantes revelaciones del abuso clerical perpetrado contra los menores». Su trabajo lo dividió en tres partes:
– Presentar brevemente el amplio contexto del asunto, «sin el cual el problema no se puede entender».
– Precisar los efectos de esta situación en la formación de los sacerdotes y en sus vidas.
– Y, finalmente, desarrollar algunas perspectivas para una adecuada respuesta por parte de la Iglesia.

En la primera parte intenta mostrar cómo entre 1960 y 1980, los estándares vinculantes hasta entonces respecto a la sexualidad «colapsaron completamente», y surgió «una nueva normalidad». Entre las libertades por las que la revolución de 1968 peleó estaba la libertad sexual total, una que ya no tuviera normas. Al mismo tiempo, señala, «la teología moral católica sufrió un colapso que dejó a la Iglesia indefensa ante estos cambios en la sociedad».

«El proceso largamente preparado y en marcha para la disolución del concepto cristiano de moralidad estuvo marcado (…) por la radicalidad sin precedentes de la década de 1960. Esta disolución de la autoridad moral de la enseñanza de la Iglesia necesariamente debió tener efecto en los distintos miembros de la Iglesia». Así comienza el segundo apartado donde analiza qué efectos tuvo en la preparación de los seminaristas y en la interpretación de catolicidad que dieron algunos obispos.

Concluye el artículo con un: ¿Qué deberíamos hacer? «Entender nuevamente y desde dentro (de nosotros mismos) lo que el Señor quiere y ha querido con nosotros»: «El Señor ha iniciado una narrativa de amor con nosotros y quiere abarcar a toda la creación en ella. La forma de pelear contra el mal que nos amenaza a nosotros y a todo el mundo, solo puede ser, al final, que entremos en este amor». Concluye su artículo reflexionando sobre «el misterio de la Iglesia».
Volver arriba
Newsletter