Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
La Guardia Civil pide a los conductores que "no sean Paco"

La Guardia Civil pide a los conductores que "no sean Paco"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 17/10/2019 A A
Imprimir
La Guardia Civil pide a los conductores que "no sean Paco"
Sociedad La responsabilidad cívica es una actitud que debería imperar en la sociedad, sin embargo, en algunos casos no se respeta
La responsabilidad cívica es una actitud que debería imperar en la sociedad, sin embargo, en algunos casos no se respeta y así lo ha querido demostrar, una vez más, la Guardia Civil con un caso bastante curioso de un conductor llamado Paco que golpeó accidentalmente a otro vehículo, según recoge el diario ABC.es. 

Paco sabía que es lo que debía hacer tras su pequeño «descuido»: un atestado. Aún así, quiso olvidarse del suceso y pasar desapercibido para no ser identificado. Una actitud que tuvo que rectificar momentos después porque un viandante observó lo que pasó. De modo que el hombre encontró una solución para salir del paso: «Hola, mi nombre es Paco.
Accidentalmente he golpeado tu coche y alguien me ha visto. Así que finjo apuntar mis datos y dejártelos en el parabrisas. Lo siento».







Este es el mensaje que ha recogido la cuenta de Twitter de la Guardia Civil para demostrar que es lo que no hay que hacer en un caso similar. Además, lo ha completado con una lección muy contundente: «No me seas Paco».

Aunque en dicha cuenta no se hace ninguna recomendación concreta en el caso de golpear y dañar a otro vehículo, o incluso una propiedad privada (por ejemplo, la esquina de una casa), lo correcto es facilitar los datos verdaderos en el parabrisas (o en el buzón si es una casa) e incluso dárselos a algún vecino o testigo que puede estar estar presente cuando aparezca el propietario del otro coche; por ejemplo, al propietario o un empleado de un comercio cercano al lugar del accidente.

En este tipo de accidentes leves, los seguros se hacen cargo de la reparación y apenas supone una ligera subida de la prima anual. Sin embargo, si no se dejan los daños, el propietario del coche que ha sido dañado sin tener ninguna responsabilidad debe correr con los gastos de una reparación que no ha causado.
Volver arriba
Newsletter