Publicidad
La Gran Noche

La Gran Noche

OPINIóN IR

19/06/2015 A A
Imprimir
La Gran Noche
Si el universo humano se pudiera resumir en una noche, esta ‘Gran Noche’ sería la de San Juan. En lo más profundo el hombre habita un verano, de noches cálidas y breves, de grandes luces que iluminan su oscuridad. En lo más profundo el hombre reside el agua, fría y limpia, salvaje y cristalina. En la noche de San Juan se conjugan los opuestos: calor y frío, sol y rio, fuente y hoguera, sequía y humedad. Por eso en esta noche nos sentimos vivos, alegres y libres. Si la poderosa racionalidad ha dejado un tiempo para lo humano, este humanismo se concentra por entero en esta noche de fuego y agua.

San Juan es una noche de luz, de fuego, de hogueras. El acto central es crear un ‘Gran Sol’ al que adorar, para que finalmente la noche no lo sea. San Juan es inmensa llama que arde y brilla. Y cuando la llama se deja traspasar, los valientes la desafían saltando y gritando, por ejemplo, ¡fuera meigas!. El que vence al fuego ahuyenta a las brujas. Y parece que éstas también se espantan cantando la popular cancioncilla: «A pasar el trébole, el trébole, el trébole, a pasar el trébole, la noche de San Juan». El trébole sería el trébede, ese trípode usado tradicionalmente en las cocinas para elevar las ollas y pucheros sobre las ascuas en un fuego abierto. Saltar las trébedas está al alcance de cualquiera.

La noche acaba y se calma con su opuesto, el agua. El agua al amanecer purifica al que se baña, al que se moja el cuerpo y el alma en ríos, mares o lagos, En esta noche el que se moja con el agua más bendita, esas gotas de rocío del verano, dicen que recobra la belleza y el espíritu. El agua de San Juan otorga la fecundidad, el amor y la fortuna. Y quizás cuando vayas a bañarte te encuentres con alguna bellísima Ninfa que en alguna de estas orillas se esté peinando su larga cabellera con un peine de oro. ¡Ten cuidado! ¡Esta noche es una noche de encantamientos!
Además de disfrutar del fuego y el agua en está noche no olvides de aprovisionarte de hierbas mágicas. Hay quien dice que el trébole realmente hablaría del trébol: «A coger el trébol, a buscar el trébol, la noche de San Juan». Esta noche es una noche de plantas, de vida. Abre bien los ojos, con un poco de suerte te toparás con un trébol de cuatro hojas y la suerte te acompañará siempre. La Gran Noche del solsticio de verano se aproxima y todas las aldeas del Bierzo se preparan para vivirla, para no dormirla. San Juan de la Mata, Balboa o Toral, entre otras muchas localidades, te esperan para disfrutar.
Volver arriba
Newsletter