Publicidad
"La gente ha sacado las bicicletas de los trasteros"

"La gente ha sacado las bicicletas de los trasteros"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Jorge Alonso Macía | 16/05/2020 A A
Imprimir
"La gente ha sacado las bicicletas de los trasteros"
Comercio Las tiendas de bicicletas no descansan desde su reapertura con la agenda cargada de citas / "No sabía si abrir, pero ha sido un ‘boom’", dice César Valle
Encontrar estos días un hueco para ser atendido en una tienda de bicicletas es casi una misión imposible. Tras cerca de dos meses cerrados, el pasado lunes regresaron a la actividad primero con dudas sobre cómo iba a ir el negocio y ahora sobrepasados por una demanda que no imaginaban.

«No sabía si abrir, lo consulté con mi gestor y finalmente tomé la decisión de hacerlo, apenas había tenido una o dos personas que me habían preguntado antes, pero en cuanto levanté la trapa comenzó a venir gente y a llamar para pedir cita y hasta ahora ha sido un no parar», afirma César Valle, que tiene su tienda en Trobajo del Camino.

Y es que la primer semana «fue un ‘boom’, esta ha ido más relajada, pero ha sido un goteo incesante de clientes, al final la cita previa permite hacerte una idea de lo que vas a tener y le puedes dedicar a cada uno el tiempo que necesita". Sobre la demanda de los clientes, lo más habitual están siendo las reparaciones y es que según explica César «hay muchas bicicletas que han salido de los trasteros mucho tiempo después y necesitan arreglos o revisiones». Sin embargo, también se muestra sorprendido por el número de bicicletas vendidas tanto nuevas como de segunda mano.

Sobre todo se hacen reparaciones y revisiones, pero también me han sorprendido las ventasUna demanda, la de las tiendas de bicicletas, que comenzó con el confinamiento aunque en un producto que se convirtió durante las semanas de estar en casa en uno de los objetos imposibles de conseguir, los rodillos: «En las tiendas no suele ser un artículo que se venda habitualmente, así que tampoco es que lo tengamos de continuo, pero los últimos días que abrimos sí que tuve algo de demanda y decidí traer alguno más sin saber si se iban a vender, pero apenas me duraron una hora y media. He mandado a Barcelona, a Valladolid, a Burgos... llamabas a los proveedores y te decían que habían vendido todo lo que tenían, miles y miles de rodillos, de hecho uno de los proveedores con los que trabajo encontró un taller para poder fabricar los clásicos de rulos y ahora mismo se pueden conseguir así».

Los proveedores y la relación con ellos ha sido especialmente importante en estos días, y es que el no facturar ha impedido también hacer frente a los pagos si bien César reconoce que «se han portado bastante bien, aplazando pagos, estas situaciones te hacen también darte cuenta de quién merece la pena y quién no, eso de cara al futuro lo tienes también en cuenta».

Una situación que espera «fortalezca el comercio de barrio frente a internet», asegurando en este sentido que los mismos problemas de distribución que se tienen acudiendo directamente al vendedor «los tenemos nosotros, porque al final puedes pedir una pieza pero es que las empresas de reparto no dan a basto, a todos nos tarda el mismo tiempo en llegar las cosas, nadie te asegura nada».

Una actividad que servirá para amortiguar un poco el golpe de los casi dos meses de cierre de negocios, sintiéndose este gremio «afortunado» en comparación a otros que «si no consiguen que pasemos ya a la siguiente fase de la desescalada le va a hacer mucho daño al comercio de León».
Volver arriba
Newsletter