Publicidad
La Fábrica de Luz

La Fábrica de Luz

OPINIóN IR

11/08/2021 A A
Imprimir
La Fábrica de Luz
A la antigua central térmica de la MSP que se encuentra junto al Puente del Centenario de Ponferrada, que estuvo medio siglo en funcionamiento –entre 1920 y 1971–, le dieron otra vida hace diez años: el 14 de julio de 2011 abría sus puertas el Museo de la Energía, La Fábrica de Luz. Además, se prevé su ampliación en un futuro.

Yo estuve por allí hace ya algún tiempo y te aseguro que me quedó muy buen sabor de boca… empezando por la cafetería, que no siempre tiene uno ocasión de tomar un café allí donde se encontraba la primitiva central; justo antes de recorrer el museo en la siempre agradable compañía de Víctor Arteaga, que lo conoce bien; y que fue un excelente cicerone, claro.

En La Fábrica de Luz se da a conocer cómo era a principios del siglo pasado el proceso de producción de energía eléctrica, desde el momento mismo en que llegaba el carbón que se utilizaba como combustible hasta que dicha energía salía de la central para ser distribuida. Y si es este un mundo que desconoces –como es mi caso–, habrá un montón de aspectos que te sorprenderán…

A mí, por ejemplo, me llamó mucho la atención, además de la recopilación de testimonios de antiguos trabajadores que se muestran por todo el museo, la maquinaria que se conserva de la época… Es más, aún me sigue pareciendo casi imposible que se utilizaran algunos de esos aparatos; tiene pinta de que era necesaria mucha mucha fuerza para manejarlos…

Pero lo que me pareció más curioso fue cómo llegaba el carbón hasta la central: ¡en tren! Pero, hasta el interior, vamos. Y allí mismo lo puedes ver. Era el llamado Ponfeblino que, explotado por la propia MSP, unía Villablino con Ponferrada a través del valle del Sil, entre otras cosas para, precisamente, transportar carbón hasta allí.

La Fábrica de Luz, te decía, acaba de cumplir diez años. Y una buena manera de celebrarlo es, naturalmente, visitándola. Además, se organizan un montón de actividades, así que, ya puestos, ¿por qué no echas un vistazo a su página web?
Volver arriba

Newsletter