Publicidad
La exclusión financiera avanza en León

La exclusión financiera avanza en León

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
A. Martínez / Agencias | 05/08/2021 A A
Imprimir
La exclusión financiera avanza en León
Economía Más de 75.000 habitantes de la provincia no tienen acceso a dinero en efectivo dentro de su municipio. Hay 723 puntos, de los que solo 312 corresponden a oficinas bancarias
La reconversión del sector financiero –concentración de entidades y oficinas, digitalización, cambio del modelo de negocio por unos tipos de interés a la baja y falta de rentabilidad en zonas despobladas– está generando un problema de exclusión para los habitantes del medio rural en cuanto a servicios tan básicos como poder acceder a dinero en efectivo.

Buena muestra de ello es el informe publicado este miércoles por el Banco de España, que analiza esta problemática y refleja en el caso de la provincia de León que un total de 75.460 habitantes –un 16,5% de la población– carecen de un cajero automático o dispositivo similar para poder sacar dinero en su municipio. Son concretamente 723 los puntos que existían al cierre del pasado año para poder acceder a este servicio y se concentraban en 143 municipios, por lo que habría otros 68 –casi uno de cada tres– que no cuentan actualmente con el mismo.

Los datos van en la misma línea si se analiza el número de oficinas bancarias que hay en la provincia. El año pasado eran 312, lo que suponía una caída superior al 40% en comparación con la cifra de 2010, que se situaba en 526 sucursales bancarias.

Los datos reflejan además que siete de cada diez municipios no tienen infraestructura de este tipo y que más de un 31% de las existentes se encuentran ubicadas en la capital leonesa.

El plan de la Diputación

Para hacer frente a esta situación, la Diputación de León ya cuenta con el borrador para la firma de un convenio de colaboración con Correos para que sean los carteros quienes presten parte de los servicios financieros en las zonas que se hayan quedado sin oficinas. Otra de las ideas que se han puesto sobre la mesa es la puesta en marcha de un autobús, como el que utilizan ya algunas entidades financieras, para viajar por las zonas en las que ya no queden sucursales y seguir prestando sus servicios, sobre todo a las personas mayores. La tercera herramienta que podría implementarse a la hora de minimizar la exclusión financiera del medio rural sería una colaboración con los estancos, que también prestarían algunos servicios financieros. Esta opción se analizará en breve por parte de la institución provincial con representantes del sector.

El documento ‘Infraestructura del efectivo y vulnerabilidad en el acceso al efectivo’ –elaborado por Diana Posada, economista del Banco de España– va en la misma línea en cuanto a la propuesta de soluciones, aunque añade otras como los agentes financieros.

Abunda en todo caso el Banco de España en el uso que están realizando algunas entidades financieras de la red de oficinas de Correos como medio alternativo para disponer de efectivo. A este respecto, cabe destacar que en países como Irlanda, Reino Unido o Australia el uso de las oficinas postales con este fin está muy extendido en zonas rurales, mientras que en España «es todavía poco habitual». En caso de se generalizarse su uso para este fin, el Banco de España considera que las oficinas de Correos podrían ser puntos de acceso complementarios a las sucursales bancarias y a los cajeros automáticos.

El artículo analiza, asimismo, la distribución de la red de oficinas de Correos, localizadas principalmente en núcleos urbanos con más de 10.000 habitantes. Si se tienen en cuenta los establecimientos de Correos, las oficinas bancarias y los cajeros automáticos, el 99% de los españoles tendría un potencial punto de acceso al efectivo en un radio de cinco kilómetros.

El Banco de España también recoge la implementación de otros medios alternativos, como el ‘cashback’ y el ‘cash-in-shop’ (retirada o depósito de efectivo en un establecimiento comercial) cuya implementación en España es reciente, pero que está ganando mayor relevancia en núcleos urbanos, o el uso de la red de estancos y los establecimientos de Loterías y Apuestas del Estado.

Una de las conclusiones del artículo es que el supervisor prevé la reducción del número de oficinas y de cajeros automáticos, motivado por la digitalización y la búsqueda de mayor eficiencia por parte de las entidades bancarias.

Por ello, considera que el impulso de este tipo de soluciones alternativas «puede ser un importante complemento que permita garantizar el acceso al efectivo al conjunto de la población», si bien destaca que, por sus limitaciones actuales, no pueden sustituir completamente los servicios que prestan los canales tradicionales de acceso al efectivo.

Datos generales

El Banco de España ha detectado que casi 1,2 millones de españoles no disponían a finales del pasado año 2020 con un punto tradicional de acceso a dinero efectivo en su municipio, mientras que en Castilla y León son 365.366 personas los que carecen de acceso a un punto de dinero efectivo.

En este sentido, Castilla y León es la comunidad autónoma con una cobertura menos amplia, ya que en Ávila son 33.168 las personas que no tienen punto de acceso directo a dinero efectivo, el 21% de su población ya que son 212 municipios los que carecen de dicho punto. En Burgos, son 49.122 personas, el 13,7% de la población total y son 311 los municipios sin punto de acceso a dinero efectivo; en León, 75.460 leoneses (16,5%) y 143 pueblos sin acceso; en Palencia, 23.231 personas (18,2%) y 162 localidades sin cajero y en Salamanca, 61.447 personas (18,7%) y 305 localidades sin cajero.

Asimismo, Segovia, son 30.511 los segovianos que no tienen punto de acceso a dinero efectivo, el 19,9% de la población y 160 localidades sin cajero; en Soria, 11.443 sorianos (12,9%) y 150 localidades; en Valladolid, 33.630 personas (6,5%) y 173 pueblos sin punto de acceso y en Zamora, 47.354 zamoranos (27,8%) y 201 municipios sin cajero.

El Banco de España explica esta situación por la menor densidad de población, así como por otros factores, entre ellos, la orografía del territorio, que ha hecho que, históricamente, la cobertura de la red de oficinas y de cajeros automáticos en estas zonas del país haya sido menor y se hayan utilizado soluciones alternativas.
Volver arriba
Newsletter