Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La D.O. Bierzo exige la limpieza de parcelas en desuso para combatir plagas

La D.O. Bierzo exige la limpieza de parcelas en desuso para combatir plagas

ACTUALIDAD IR

Se espera que ni los conejos ni el tiempo vayan en contra de una cosecha a priori abundante. | ICAL Ampliar imagen Se espera que ni los conejos ni el tiempo vayan en contra de una cosecha a priori abundante. | ICAL
M.I. | 15/05/2019 A A
Imprimir
La D.O. Bierzo exige la limpieza de parcelas en desuso para combatir plagas
Agroalimentación Aunque la presidenta del Consejo Regulador rebaja la alerta levantada por la aparición de conejos en las viñas, asegura que esos terrenos son "nidos de infección" a atajar
El Consejo Regulador de la Denominación Origen Bierzo pide concienciación, sobre todo, de los propietarios de fincas en desuso para que no permitan que la maleza se las coma «porque son un nido de conejos y de múltiples infecciones que afectan a las vides», lamenta. Aunque reconoce que los municipios tienen normativa al respecto e incluso algún Ayuntamiento ha procedido a la limpieza con sus propios medios para después pasar la factura a los propietarios «esa no debería ser la manera de proceder, si se hace antes», dice la presidenta del Consejo Regulador, Misericordia Bello.

Es más, el procedimiento requiere una tramitación lenta que hace que las generaciones de conejos se sigan reproduciendo «lo fundamental es apelar a la concienciación y eso, sumado a la limpieza de las cunetas y a que los cazadores contribuyan en el descaste puede ayudar mucho», explica la presidenta. De todos modos, asegura que este año no hay alerta por la aparición de conejos en las viñas «es un problema cíclico, que repunta cada dos o tres años, pero los conejos siempre están ahí» y no se han recibido quejas masivas al respecto. Se trata de conejos de una especie que hace mucho daño a las vides «porque se llegan a comer la corteza» pero reconoce que el porcentaje de pérdida de vides no es alto y menos este año, negando, como han publicitado algunos viticultores, que las pérdidas lleguen al 70% «nunca sería así, porque el viticultor pone medidas antes de llegar a eso. No espera».

Por la parte que concierne al Consejo, Bello asegura que ya ha tomado todas las medidas que están en su mano, apremiando a la Junta de Castilla y León y a la Diputación a que activen los protocolos definidos, que pasan por la limpieza de cunetas y zonas públicas.

En cuanto a los permisos de caza para que los cazadores puedan proceder a la eliminación del conejo «es algo que está resuelto, porque la veda está abierta permanentemente. Los cotos deben hacer su trabajo implicándose en el descaste», dice Bello. Pero todo ello se debe complementar con el cuidado de las fincas abandonadas, o la plaga dará problemas cada cierto tiempo, advierte.

Bello desconoce porqué en determinados años el repunte del problema se produce, aunque sospecha que tenga que ver con el crecimiento de la maleza, debido a la climatología. También con la falta de depredadores que se ha notado en anteriores años, pero, asegura que en este sí se han visto aves rapaces y muchos conejos muertos en las viñas, lo que supone una ayuda a la hora de minorar el posible problema, al que Bello, hasta ahora, le resta alarma.


Los viticultores esperan un "cosechón"


Los viticultores bercianos, sobre todo de la zona oeste de la comarca, se lo han dejado claro a la presidenta del Consejo Regulador, la campaña, si los parámetros actuales siguen como hasta ahora va a propiciar que este año «tengamos un cosechón», le comentan los productores de Villafranca y Cacabelos.

«Las viñas están esplendorosas», dice Bello, que espera que se mantengan en ese estado. Si no llegan granizadas y se controlan los hongos y el mildiu, algo que asegura que no le da miedo, porque los viticultores le hacen frente con celeridad, esta campaña podría ser la que permitiera que, en cantidad, se repuntara con respecto a las tres anteriores «en calidad será otra cosa, porque eso no lo sabremos hasta el final», puntualiza la presidenta.

El año pasado, la cosecha se quedó en los 11.275.190 kilogramos de uva regulada, nueve de ellos de mencía. El remonte con respecto a 2017 se cifró en un 25,95%, por los daños provocados por la sequía y las heladas que se sufrieron en 2017.

Este año puede que el repunte sea mucho más dilatado, todo, si el cielo, que marca lluvias los próximos días, no rebaja las expectativas iniciales.
Volver arriba
Newsletter